Coincidiendo con el fin de dos de los cursos que anualmente organiza INTIA para la incorporación de jóvenes al sector agrario, el 23 de mayo se celebró en Villava una Jornada de Emprendimiento en la que participaron los 36 jóvenes que han finalizado el programa de más de 200 horas de duración, y que forma parte del Plan Estratégico de Apoyo a Jóvenes que está desarrollando la citada empresa pública.

La apertura de la jornada corrió a cargo de Pilar Larumbe, dinamizadora del equipo de Instalación de Jóvenes, cuyo Servicio de Apoyo a la Creación de Empresas Agrarias afronta el actual problema de relevo generacional intentado que el sector agrario resulte atractivo para los jóvenes. Y lo hace en un doble sentido, como una forma de evitar el despoblamiento rural (autoestima del sector), y favoreciendo el empoderamiento de la mujer agricultora. Para ello, forma a los jóvenes en competencias emprendedoras para potenciar su capacidad comunicativa con el fin de favorecer una mejor difusión y presentación de la propia idea de negocio; y desarrollar su aptitud comercial para orientar la idea de negocio a la satisfacción de su clientela.

La jornada incluyó los testimonios de cuatro jóvenes que desgranaron sus diferentes experiencias emprendedoras en una mesa redonda incidiendo en los motivos que les llevaron a desarrollar su proyecto empresarial, las dificultades con las que se han encontrado en el proceso, los apoyos con los que han contado, etc. Así, Amaia Garayoa, como titular de una granja de conejos en Navaz; María Sario que se dedica a la cría de vacuno de carne y potros de Jaca Navarra en Zalba; Pablo Corro invernaderista en Caparroso; y Ruben Perez, que gestiona la explotación familiar de hortícolas en Ribaforada, explicaron además cuáles son, en su opinión, las claves del éxito y les dieron una serie de recomendaciones y consejos a sus colegas que empiezan.

El evento contó además con una charla de Alberto Pardo, experto en dinámicas de emprendimiento; y una ponencia de Luis García y Sergio López de Caja Rural de Navarra sobre la importancia de la financiación y la necesidad de jóvenes que emprenden en el sector agrario.

Diez mujeres y veintiséis hombres que se incorporan al sector

En la última edición de los cursos de incorporación de jóvenes al sector agrario que ha finalizado, han participado diez mujeres y veintiséis hombres. Todos ellos recibieron el diploma que acredita que han finalizado su etapa de formación de manos del gerente de INTIA, Juanma Intxaurrandieta que fue el encargado de clausurar la Jornada de Emprendimiento.

Los cursos de incorporación de jóvenes, que constan de 200 horas de duración, comenzaron a finales de enero. Durante este tiempo, han tenido ocasión de reflexionar sobre el modelo de explotación con el que piensan incorporarse a la actividad agraria y han podido profundizar en aspectos como la cooperación y la diversificación, la innovación o la autoestima en el medio rural. Además, y como ejemplo de buenas prácticas de referencia, han visitado varias explotaciones agrícolas y ganaderas que destacan por su sistema de trabajo, por su modelo productivo, por el relevo generacional o por su innovación. Ha sido el caso de la granja ecológica Borda Eguillor en Irurozqui, con un manejo extensivo de vacas de raza Pirenaica y yeguas Jaca Navarra que comercializan carne de potros y terneros lechales en venta directa; la Quesería Albi, en Arruazu, donde elaboran quesos de la Denominación de Origen Idiazábal con la leche que producen las ovejas latxas de su rebaño; Viveros Sola de Cascante, una empresa familiar que se dedica a la producción de hortícolas en ecológico; y la finca ecológica de plantas aromáticas y medicinales “Bordablanca” de Josenea en Lumbier.

48 profesionales especialistas encargados de su formación

La edad media del grupo de jóvenes que han participado es de 30 años (el más joven tiene 19) y, como viene siendo habitual, uno de los cursos estaba orientado a la agricultura y se ha desarrollado en Olite, y el otro a la ganadería y se ha llevado a cabo en Villava / Atarrabia.

En el curso de agricultura han participado 18 jóvenes (cuatro mujeres) la mayoría procedentes de la Ribera de Navarra, cinco de la Zona Media, dos de Tierra Estella y uno de la Cuenca de Pamplona. La previsión de dedicación de este grupo de jóvenes una vez que se incorporen al sector agrario es muy variada, así, está previsto que la mayoría se dediquen a cultivos hortícolas en regadío (bróculi, guisante, coliflor, pimiento…) maíz, o espárrago.

Y en el curso de ganadería han participado otros 18 (seis mujeres), nueve de la Zona Media, tres de Tierra Estella, tres de la Zona Norte de Navarra (la mayoría del Baztan), dos de Pirineos y uno de la Ribera. La orientación laboral de este grupo de jóvenes también es muy variada y está previsto que tres se dediquen a ganado porcino, dos a vacuno de carne, dos a ovino de leche raza latxa con granja de gallinas ponedoras una y con vacas y yeguas otra, dos a vacuno de leche, uno a pollos de engorde y otra a patos, además de actividades agrarias como cereal con hortalizas, frutales, olivo y viña.

Los cursos han contado con 48 ponentes (27 proceden de la empresa pública INTIA) profesionales especialistas y referentes en los diversos temas tratados. Los programas han incluido módulos como: Claves de la primera instalación en el sector agrario, Prevención de riesgos laborales básico, Contabilidad básica de la empresa agraria, Gestión sostenible de la empresa agraria, Gestión eficiente de la explotación agrícola y ganadera, y el módulo transversal de Diseño de explotación y emprendimiento.

El programa de formación de INTIA está cofinanciado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural y por el Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local del Gobierno de Navarra.

Suscríbete al sistema de notificaciones