El vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, presentó el día 11 la evolución de la economía social de Navarra en la última década, en el seno de una mesa redonda mantenida en Bruselas de la mano del Intergrupo de Economía Social del Parlamento Europeo.  El sector, según desveló Ayerdi, creó el 11,7% de las nuevas empresas navarras en 2017, logrando así con adelanto el objetivo fijado en el Plan Integral de Economía Social que demandaba que en 2020 el 10% de las nuevas sociedades nacieran en ese ámbito. Destacó también la calidad del empleo que generan las empresas de economía social en Navarra, cuyos nuevos contratos tienen en un 90% el carácter de indefinido.

El sector empleaba a 16.500 personas, según datos de 2015. La evolución positiva del ciclo económico, incluyendo la creación de nuevas sociedades en los dos últimos años, permiten abordar con optimismo uno de los objetivos del Plan: el aumento en un 20% del número de puestos de trabajo de nueva creación, unos 2.500 en empresas de mercado y unos 750 en centros de inserción laboral.

Ayerdi continuó dibujando en cifras las dimensiones de la economía social en Navarra. Las cifras de empleo mencionadas suponen el 7% de la población ocupada; más de 100 empresas creadas en 2017; un tejido de más de 1.000 organizaciones entre sociedades laborales, cooperativas agroalimentarias, empresas de inserción sociolaboral, fundaciones, economía solidaria y centros especiales de empleo; un promedio de 3,5 puestos de trabajo creados por proyecto empresarial; un 90% de creación de empleos indefinidos; la comunidad autónoma con mayor crecimiento del sector en la última década y la primera en creación de cooperativas en 2017; destino de 10,7 millones de euros de inversión pública a la aplicación del Plan Integral entre 2017 y 2020.

Por esta razón, Ayerdi reseñó que Navarra aspira a convertirse en una región europea de referencia en materia de economía social, tanto en el número de empresas activas, como en los resultados obtenidos por estas, como en los logros en materia de innovación social y en las políticas públicas de apoyo al sector. Es de destacar que todo ello se recoge en la Estrategia de Especialización Inteligente (S3) y también se ha plasmado en el diseño y aprobación de un Plan Integral de Economía Social, lo que convierte a Navarra en la única región europea en contar con una herramienta de este tipo dentro de su estrategia S3.

El vicepresidente expuso cómo el plan tiene un carácter instrumental, en tanto que su misión es “facilitar el desarrollo de las personas, su compromiso y vocación de transformación social a través de empresas e iniciativas económicas orientadas al desarrollo sostenible de Navarra”. Además, argumentó que los datos demuestran “que la economía social es competitiva, contribuye al crecimiento, a la generación de empleo de calidad y de forma más rápida que el resto de actividades económicas”.

Se trata de difundir una visión socioeconómica más justa y equitativa combinando la competitividad empresarial con soluciones en contextos laborales desfavorecidos.

Esbozadas las líneas maestras del Plan (empleo sostenible y de calidad, innovación social, desarrollo empresarial, gobernanza participativa y desarrollo sectorial), Ayerdi ha presentó unos ejemplos de las acciones más innovadoras que contiene el documento. Uno de ellos, la Unidad de Innovación Social, tiene el carácter de referencia para el impulso de las iniciativas económicas con resultado social positivo para Navarra.

Monetizar el valor social

Existe el proyecto de manejar una herramienta que sea capaz de medir la contabilidad social, o lo que es lo mismo, cuánto vale la aportación de la economía social al conjunto de la sociedad. Es decir, que a la contabilidad económica se le complemente con valor dinerario el valor social de una entidad.

UCAN (la Unión de Cooperativas Agrarias de Navarra) y ANEL ya han aplicado esta técnica y en el sector público, el Observatorio de la Realidad Social, del Departamento de Derechos Sociales, realizará estos cálculos en los centros de inserción social y en las fundaciones con las que colabora.

La Escuela Transfronteriza de Economía Social (link http://www.etess.eu/inicio/) cofinanciada por fondos europeos Interreg, es otra de las acciones que reseñó el vicepresidente Ayerdi. También refirió a la integración cooperativa del sector agroalimentario de Navarra. Enmarcado en la S3 (Estrategia de Especialización Inteligente) y en coordinación con el Departamento de Desarrollo Rural y los agentes privados, el Gobierno pretende que este sector clave en la economía de la Comunidad y ejemplo de prácticas empresariales sociales, gane en dimensión y competitividad frente a los grandes sistemas de distribución y comercialización.

A la conferencia, organizada por el Intergrupo de Economía Social con el título “Una nueva generación de políticas públicas en materia de economía social”, también acudieron la Directora General del trabajo autónomo, de la Economía Social y de la RSE del Gobierno de España, Carmen Casero; Luigi Martignetti, vicepresidente de Social Economy Europe (SEE) y secretario general de REVES; la jefa de la unidad de Clusters, Economía Social y Emprendimiento de la Comisión Europea, Ulla Engelmann, que visitó Navarra el pasado mes de noviembre.

La jornada se desarrolló en dos mesas redondas. La primera de ellas sobre la efectividad social de las políticas públicas en economía social en el seno de la Unión, moderada por Juan Antonio Pedreño, presidente de Social Economy Europe (SEE) y en la que participaron el ministro de Trabajo, empleo y solidaridad económica de Luxemburgo, Nicolas Schmit y Carmen Casero.

A continuación, una segunda mesa redonda trató las políticas regionales sobre economía social en Europa, en la que intervinieron el vicepresidente Ayerdi; el presidente de Murcia, Fernándo López; Bengt Storbacka, miembro del consejo de la Región de Örebro County (Suecia); Jokin Díaz, director de Economía Social del Gobierno Vasco; y Ulla Engelmann.