Mi nombre es Jaime. Mi pareja, Virginia, y yo somos arqueólogos, pero nos quedamos en paro en el año 2011. Pasaban los meses y, aunque surgía algún trabajo, no ofrecía la estabilidad que buscábamos.

Mi familia contaba con un local comercial en la calle Ciudadela. Había sido, con mi abuela, una tienda de telas. Luego, con mi tío, una tienda de botas camperas, artículos de motero, etc. Hubo que hacer una obra en el edificio que hizo que la tienda se quedara más pequeña, por lo que mi tío se trasladó a otra. El local se quedó vacío, y nos lo ofrecieron por si no planteábamos montar algo.

Fue entonces cuando nos propusimos la idea de emprender. Nos gustaba el mundo de la cosmética natural; de hecho, éramos consumidores de este tipo de productos y también sabíamos que la tendencia en comercio son los establecimientos especializados.

Contamos con el apoyo de nuestro entorno; de la familia y también de los amigos. Además, dada la situación actual, varios de nuestros amigos que estaban en paro también habían emprendido.

Tras reformar el local, pusimos en marcha Santé Natura, una tienda especializada en productos de cosmética 100% natural. Ofrecemos productos capilares, faciales, corporales, de hombre, maquillaje, etc. El 5 de diciembre de 2013 cumpliremos nuestro primer año de vida como negocio.

Lo más complicado

En nuestro caso, fue complicado decidir los productos. En cosmética natural hay muchas marcas y tienes que optar por las que vas a ofrecer. Tienes que testarlas, estar convencido de que vas a proporcionar un buen producto, que sea conocido y te ofrezca garantías, saber qué cantidades vas a necesitar...

También, como supongo sucede a la otros emprendedores, el dinero para montar el negocio. Siempre hace falta una inversión, aunque no sea muy grande.

El mayor logro

Mi mayor satisfacción es ver que la gente vuelve a la tienda. Que vas haciendo clientes porque les has atendido bien y porque les ha gustado tu producto.

Aspiramos a

Nuestras aspiraciones por el momento las planteamos a corto plazo. Estamos contentos con el resultado a día de hoy, y sabíamos que los comienzos no son fáciles. Por eso, queremos afianzar el negocio, y que sea más productivo. Ojalá en el futuro podamos montar más tiendas.