Edina y Fernanda han abierto un centro de manicura en Tudela.

La idea de negocio surge ya que Edina trabajaba en una peluquería y Fernanda era clienta. Hablaban del mundo de la estética, en concreto del mundo de la manicura, ya que ambas eran unas apasionadas de este sector. Además, Edina tenía formación en estética y peluquería, Fernanda por otro lado hacía manicura de uñas como hobbie. Por todo ello, deciden emprender y abrir un centro de manicura en Tudela.

Las actividades que se realizan son las siguientes:
– Manicura permanente, semipermanente y normal.
– Pedicura permanente, semipermanente y normal.
– Maquillaje y maquillaje permanente (eventos, de noche, de día, etc.).

Se dirigen a todo el público en general (mujeres, hombres y niños).

Conocieron el Consorcio EDER a través de las redes sociales y gente conocida que les había informado de la existencia de esta entidad. Les han facilitado toda la información de los pasos necesarios para emprender y de las ayudas a las que podían acceder, y lo que más valoran es la ayuda ofrecida por los profesionales del área de emprendimiento.

Lo más complicado

Ha sido adecuar el local para poder empezar con la actividad y todo el tema burocrático previo a la apertura.

Aspiramos a

Esperamos ampliar los servicios, ofreciendo tatuajes y micropigmentaciones. Además, tenemos en mente hacer franquicia y montarla en varias ciudades.