Jessenia y Antonio han abierto una tienda de alimentación y carnicería en Tudela.

La idea de negocio ya la teníamos en mente desde hace mucho tiempo atrás, pero al quedarnos en desempleo vimos que era el momento de emprender. Además, mi padre tenía más de 17 años de experiencia en el sector de carnicería y yo también experiencia cara el público. Todo ello nos animó a emprender y a abrir el nuevo negocio.

Las actividades que realizamos son las siguientes:

  • Carnicería y charcutería (venta de productos nacionales y latinos).
  • Alimentación (venta de frutas, verduras, hortalizas, bebidas, productos congelados, helados, productos envasados tanto nacionales como latinos).
  • Envío de dinero (es una actividad que se va a establecer próximamente).
  • Recarga de móviles y fotocopias.

Nos dirigimos a todo el público en general (tanto a clientes nacionales como latinos).

Lo más complicado ha sido todos los trámites necesarios para la puesta en marcha de la actividad, pero gracias a la ayuda de Consorcio EDER todo ha sido mucho más sencillo.

Un amigo que había emprendido y desde Consorcio EDER le habían ayudado con la puesta en marcha del negocio nos informó de su existencia y nos recomendó que concertáramos una cita con el área de emprendimiento.

Nos han facilitado toda la información de los pasos necesarios para emprender y de las ayudas a las que podíamos acceder, además nos han tramitado las mismas, nos han ayudado con la creación de la sociedad y con la elaboración del plan de viabilidad. Lo que más valoramos es la disponibilidad del servicio y el buen trato que hemos recibido en todo momento.

 

 

 

 

 

Aspiramos a

En un futuro esperamos crecer, hacer más actividades como la elaboración de platos fáciles (pollos asados) y abrir otra tienda de servicio similares.