LIBROS CONTABLES

Como empresarios, los autónomos deben cumplir una serie de obligaciones contables y fiscales. Las obligaciones contables se ven reflejadas en los llamados Libros Contables donde se recogerá la información relativa a las operaciones resultantes por las compras y las ventas en un periodo concreto o sobre las inversiones realizadas.

Los sujetos pasivos del IRPF que desarrollen actividades empresariales cuyo rendimiento se determine en régimen de estimación directa normal están obligados a llevar contabilidad ajustada a lo dispuesto en el Código de Comercio, es decir, deben aplicar el Plan General Contable.

No obstante, lo dispuesto en el apartado anterior, cuando la actividad empresarial realizada no tenga carácter mercantil, de acuerdo con el Código de Comercio, las obligaciones contables se limitarán a la llevanza de los siguientes Libros registros:

  • Libro registro de ventas e ingresos.
  • Libro registro de compras y gastos.
  • Libro registro de bienes de inversión.

Las obligaciones contables de los sujetos pasivos que desarrollen actividades empresariales cuyo rendimiento se determine en la modalidad simplificada del régimen de estimación directa se limitarán a la llevanza de los Libros señalados en el apartado anterior

Los sujetos pasivos que ejerzan actividades profesionales cuyo rendimiento se determine en régimen de estimación directa, en cualquiera de sus modalidades, estarán obligados a llevar los siguientes Libros registros:

  • Libro registro de ventas e ingresos.
  • Libro registro de compras y gastos.
  • Libro registro de bienes de inversión.
  • ) Libro registro de provisiones de fondos y suplidos.

No existe un formato oficial y pueden ser libros físicos o archivos en soporte informático.

Dichos libros deben estar legalizados y diligenciados (validados), bien sellándolos en Hacienda el primer día de su actividad antes de hacer ninguna anotación en ellos, o bien, si el autónomo prefiere llevar estos datos a través de sistemas informáticos, presentando anualmente el Modelo 04.

DECLARACIONES FISCALES

Los autónomos tienen la obligatoriedad de presentar declaraciones fiscales trimestrales y anuales de IVA e IRPF.

Trimestralmente se debe presentar una declaración del IVA (modelo F69 -también se puede tramitar online desde navarra.es-) y otra de los pagos a cuenta del IRPF (Modelo 130 y Carta de Pago 717).

De igual manera, en caso de que se hayan practicado retenciones de I.R.P.F. de cualquier tipo, rendimientos de trabajo, de actividades profesionales, de capital mobiliario, arrendamientos de bienes muebles o inmuebles, o  arrendamiento de negocio, trimestralmente se tendrán que ingresar en Hacienda a través de los modelos correspondientes (715, 716, 759).

El calendario de declaraciones trimestral es el siguiente:

  1. De enero a marzo, cuyo plazo finaliza el 20 de abril.
  2. De abril a junio, cuyo plazo finaliza el 5 de agosto.
  3. De julio a septiembre, cuyo plazo finaliza el 20 de octubre.
  4. De octubre a diciembre, cuyo plazo finaliza el 31 de enero.

Con la presentación del cuarto trimestre de IVA de cada ejercicio se incluirán los datos de la declaración anual de dicho impuesto.

Con fecha 5 de febrero, se deberán presentar las declaraciones anuales de las retenciones practicadas, y con fecha 28 de febrero se presentará la declaración anual de operaciones con terceros (impreso F50).