Apostando por vivir y trabajar en la Montaña navarra

Zuribeltz, es un nuevo establecimiento inaugurado por la emprendedora agoizka, Pilar Cosín Reta, en el que se puede disfrutar de vinos y tapas con un aire innovador.

Pilar ha puesto en marcha en la calle Nueva de Aoiz/Agoitz este nuevo e innovador espacio, mitad bar, mitad tienda. No es un bar convencional, es algo más, ya que comercializa productos locales.

Para montar el negocio, Pilar partió de un contenido, vender productos comarcales: vino tinto y blanco (de donde toma el nombre), alubias de Aoiz, queso de Orbaitzeta, pastas de Espinal, paté de Burguete… y a partir de ahí pasó al continente, creando “un espacio acogedor y cálido, donde poder tomar un pincho especial con un buen vino o cerveza”.


Ofrece desde tapas y croquetas hasta bizcochos caseros, incluso talos realizados por Iván Mazo, su colaborador, “es una fuente de imaginación y creatividad, conocido en el mundo de los pinchos” señala Pilar además de reconocer que es una suerte que le acompañe desde el principio.

Zuribeltz abre a diario, de 9:00 a 22:00 horas.

Para su puesta en marcha ha contado con el asesoramiento del Servicio de Apoyo al Emprendimiento que CEDERNA GARALUR presta como entidad socia de la Red Navarra Emprende cofinanciada por SNE-NL

 

Lo más complicado

Dar el paso definitivo, para lanzarse a montar su propio negocio con la incertidumbre que se tiene cuando se inicia un camino novedoso y desconocido, aunque el apoyo de amig@s y familia han hecho el camino más fácil y les está muy agradecida. Su miedo real era "cómo iba a gestionar un negocio de este tipo sin experiencia en hostelería y asumir ese riesgo aunque el local era mío". Pilar, consciente del vacío que había dejado en la villa el cierre casi simultáneo de 4 establecimientos y guiada por la ilusión de crear algo nuevo en su pueblo, se decidió a acometer su proyecto. Tenía claro que quería "crear un nuevo espacio que fuera acogedor y dotarlo de un aire nuevo".

El mayor logro

Lanzarse a la aventura como mujer que monta su propio negocio en el medio rural con el riesgo que conlleva. Está encantada de trabajar de cara al público y le gusta mucho el trato con la gente. Proviene de una familia de comerciantes y eso se nota. Apunta que "haber trabajado desde pequeña en el comercio te marca, mis padres me inculcaron la forma de trabajar y de tratar a la gente y, aunque de hostelería no sabía nada, ya tenía la mitad". De sus padres aprendió lo esencial, un trato relajado y un gesto amable y generoso, el resto lo ha ido adquiriendo con formación. La buena acogida de la gente es otro logro muy importante, que han valorado y agradecido la apertura. Pilar se reafirma en que era necesario abrir algo distinto en Aoiz/Agoitz; un sitio que invite a la calma y al disfrute de las relaciones sociales, está muy satisfecha de haber logrado un espacio para todos los públicos y esto le llena de alegría y nuevos planes que pronto verán la luz.

Aspiramos a

Lógicamente a poder vivir de ello, pero para ella es fundamental contribuir a dinamizar la vida del pueblo. Indica que "si no hay gente que impulse la vida, los pueblos se mueren, hay que generar movimiento" y en ello esta Pilar, al frente de Zuribeltz Ardo Denda.