Las ideas surgen de necesidades y tuve la sensación de que en Tudela podría hacer falta una idea de negocio como la mía.

Decidí emprender, por una parte, por inquietud personal y por otro lado estaba la conciliación familiar ya que llevaba muchos años fuera de Tudela trabajando.

Me dedico a la reparacion, mantenimiento y venta de maquinas y herramientas ligeras para todos los gremios. Me dirijo tanto a particulares como a profesionales de cualquier sector.

En el Servicio Navarro de Empleo me pusieron en contacto con el Consorcio Eder en cuanto les plantee la opción de capitalizar el paro que me quedaba. Me he sentido muy arropado en todo momento y todo ha sido coser y cantar. Lo que más valoro es la implicación del personal del Consorcio.

Lo más complicado

Creo que lo más complicado empieza ahora, darte a conocer y crear una buena cartera de clientes. Asentar el negocio sera lo mas complicado.

Aspiramos a

Creo que hay que ir paso a paso y no pecar de ambición, sin descuidar el esfuerzo, la dedicación y el cariño que merece un proyecto así. Seguramente eso sea la clave de un futuro prometedor.