Apostando por vivir y trabajar en la Montaña de Navarra

Naiara Agirre es una emprendedora de Leitza que recientemente ha puesto en marcha en la localidad la bombonería «Txokosfera», un bonito establecimiento situado en la trasera de Errementanea, su casa natal, en el casco antiguo.

Su especialidad son las esferas de chocolate, un envoltorio único y delicioso para guardar en su interior otro regalo o un mensaje. Como Naiara apunta «el regalo va dentro, es la magia del chocolate que llega al corazón».

         

A Naiara siempre le ha gustado la repostería y ha tenido muy buena mano para ello, ha sido autodidacta y utilizaba chocolate en sus recetas pero fue hace 4 años, al encontrarse desempleada, cuando comenzó a investigar y se adentró en el mundo del chocolate.

La idea de la esfera le llegó a través de «Dulce», un libro con postres sofisticados que le regaló su hijo en el que «había una esfera perfecta de azúcar soplado que me enamoró. Era preciosa. Me encantó la forma redonda» cuenta la emprendedora.

 

Así, comenzó a darle vueltas a la idea, unas esferas de chocolate que guardasen en su interior algo especial para una persona querida. Lo cierto es que le han pedido de todo, desde introducir un anillo, entradas de un concierto o un poema.

Con un diámetro de 10 centímetros, estas esferas son únicas, de diferentes diseños y colores y totalmente personalizables al gusto de la clientela. Naiara explica que «se puede pedir cualquier cosa y cuando tienen dibujos definidos los pinta Unai Ruiz, un artista que vive en Leitza»

La idea de la esfera la ha trasladado a los bombones, en forma de medias esferas de tres centímetros de diámetro y de colores, con 32 clases, diferentes texturas y gustos, con matices tan sorprendentes como pimiento de Ezpeleta, aceite ecológico de Falces, txakolí de Bizkaia o queso de Ossau-Iraty de Zuberoa. Y es que hay tres colecciones:

-Maite ditut maite, con ocho bombones que representan los siete territorios de Euskal Herria además de Leitza. En este último caso lleva calabaza y nueces caramelizadas de la localidad. Y es que propone dar rienda suelta a la imaginación y disfrutar con los cinco sentidos en un viaje de sabores.

Koloreak, con bombones rosas, verdes, naranjas, morados, azul, amarillo, blanco y negro; una amplia paleta de colores y sabores.

-La última está pensada para los txikis, a quienes propone un juego guiado por Mari, la diosa de la naturaleza y su fiel guardiana que en Leitza vive entre los abetos de Leitzelarrea. Así, les encomienda una tarea, proteger la madre tierra y les propone un juego en torno a los bombones. La solución está en el sobre que acompaña al cuento.

Y es que las cajas de los bombones también están diseñadas para albergar un mensaje. «Algunas personas me piden ayuda para elegir el texto. A menudo no hay que escribir mucho para decir algo, vale con un maite zaitut (te quiero), eskerrik asko (muchas gracias) o barkatu (perdona)» indica.

La oferta de Txokosfera se completa con chocolate al peso y chocolatinas.

  

 

Abre las puertas de su local de jueves a domingo de 11:00 a 13:30 y los miércoles por la tarde. Los lunes y martes cierra para centrarse en el obrador y reponer existencias.

Para su puesta en marcha ha contado con el asesoramiento del Servicio de Apoyo al Emprendimiento que CEDERNA GARALUR presta como entidad socia de la Red Navarra Emprende cofinanciada por SNE-NL y con la colaboración de Fundación Caja Navarra y Obra Social La Caixa mediante el programa InnovaSocial.

 

Lo más complicado

Poner en marcha Txokosfera no ha sido fácil, sobre todo por el perfeccionismo, gusto por el detalle y nivel de exigencia que se ha puesto Naiara Agirre en este proyecto. "Todo el chocolate es ecológico y de comercio justo pero me ha costado mucho encontrar colorantes naturales y orgánicos. No quería estropearlo con tintes sintéticos", destaca. Lo cierto es que han sido horas y horas de pruebas hasta conseguir casi todos los colores que buscaba. "La manteca de cacao es difícil de teñir", incide. De igual modo, ha cuidado hasta el más mínimo detalle, desde las materias primas hasta el material de las cajas, siempre con productos respetuosos con el medio ambiente.

El mayor logro

"Estoy muy contenta. He metido muchas horas pero he conseguido dar forma al proyecto que quería" señala. "El primer fin de semana que abrí se agotaron algunos bombones. Sé que puede ser la novedad pero los comienzos están siendo muy buenos" destaca.

Aspiramos a

Seguir investigando y disfrutando del mundo del chocolate. Pronto contará con una web, www.txokosfera.eus, desde la que podrá llegar a más clientes.