Apostando por vivir y trabajar en la Montaña de Navarra

«Cuidarme, cuidarnos, cuidar» es la filosofía de Jara y por eso recientemente ha puesto en marcha su propio negocio «Todo el mundo se merece un masaje» en el corazón del Pirineo navarro, ofreciendo un servicio de cuidado, reestructuración, rehabilitación y recuperación del bienestar físico de las personas a domicilio y en establecimientos como peluquerías y centros de estética, en los valles de Erro, Aezkoa y alrededores.

Esta emprendedora considera que todas las personas se merecen ser cuidadas, acompañadas y sostenidas por otras, que somos seres en relación con cuerpos que necesitan ser atendidos y cuidados y desde muy joven comprendió que esto era algo que quería transmitir al mundo.

Por eso desde entonces comenzó a formarse para poder crear espacios donde cuidar y acompañar a las personas a cuidar de sus cuerpos y este proyecto que lleva años preparando es un sueño hecho realidad.

Jara cree firmemente que todo el mundo se merece que le cuiden y que todo el mundo se merece un masaje incluidos l@s vecin@s del pueblo del pirineo navarro en el que vive así que  este proyecto nace del entusiasmo de cubrir una necesidad básica de las personas con las que convive, sus vecinas y vecinos.

En los últimos años se ha observado un aumento por la preocupación y cuidado que tiene la sociedad en temas relacionados con la salud y la calidad de vida, en diversos sectores de la población y concretamente, en el mundo rural apenas existen servicios que mejoren el bienestar físico de sus habitantes, por eso este proyecto pretende cubrir ese vacío en las localidades de los Valles de Erro y Aezkoa y sus alrededores.

Los diversos tratamientos ofrecidos están enfocado a todas las edades , pues con las diferentes técnicas se puede tratar desde bebés a personas de 3º edad.

Aparte del servicio que ofrece como osteópata, masajista , monitora de Yoga, Feldenkrais, Qi kung y Kung Fu, sus valores son pilares fundamentales en mi trabajo, por ello, mantiene un trato personalizado y cercano con sus clientes, a la vez que cuida su imagen como profesional en un ambiente amigable.

Para su puesta en marcha ha contado con el asesoramiento del Servicio de Apoyo al Emprendimiento que CEDERNA GARALUR presta como entidad socia de la Red Navarra Emprende cofinanciada por SNE-NL y con la colaboración de Fundación Caja Navarra y Obra Social La Caixa mediante el programa InnovaSocial.

Lo más complicado

Podría decirse que el darse a conocer ya que nadie me conocía cuando llegó al valle de Erro. Aun así tuvo suerte en sus primeros contactos, descubrió gente con un corazón muy grande y con voluntad de ayudarle, como Marta la peluquera de Auritzberri – Espinal y la familia de Amparo y Maite, vecinas de Garaioa, que llevan el bar restaurante de la sociedad de esta localidad ya que han sido una lanzadera para darse a conocer, de la cual estará eternamente agradecida. Y por otro lado el proceso de hacerse autónoma, un proceso bastante peliagudo, en el que hay que hacerse valiente, confiar en una misma y quitar miedos. Proceso que gracias a Edurne Miguel de CEDERNA ha podido culminar con éxito.

El mayor logro

Salir adelante sola con dos hijas a su vera es su mayor logro. Y a nivel profesional, por su voluntad de ayudar, en varias ocasiones desde que está en el valle ha acudido de urgencia a llamadas de clientes, en horas y días extraordinarios para solucionar lesiones por caídas o bloqueos viscerales, patologías que ha solucionado quedando las personas en plenitud y muy satisfechas .

Aspiramos a

Que se siga expandiendo, es decir, que la conozcan y así poder conociendo y ayudando a más personas que le permitan mostrar la voluntad que tiene siempre de ayudar y cuidar a las demás.