Erika Castro ha abierto una tienda de ropa de mujer y hombre en Tudela. Nos explica su experiencia.

Siempre he sido una persona emprendedora, estudié la carrera de económicas ya que me apasiona la gestión de empresas. Además desde pequeña siempre me ha gustado el mundo de la moda, es por ello que cuando terminé la carrera realicé un Máster en Dirección de Empresas de Moda. A raíz de terminar este máster y de trabajar en diferentes empresas de moda, vi que era el momento de montar mi propia tienda de ropa.

Las actividades que realizo son las siguientes:

  • Personalización de prendas de vestir a través de impresora 3D.
  • Elaboración de complementos (collares, pulseras, pendientes, etc.).
  • Venta de ropa de mujer y de hombre.

Principalmente me dirijo a gente joven, entre 18-45 años.

Conocí el Consorcio EDER a través de familiares, ellos me informaron de su existencia. Me han facilitado la información necesaria sobre los pasos a seguir para establecer el negocio y además me han ayudado con la tramitación de las ayudas a las que podía acceder. Lo que más valoro es la disponibilidad y el buen trato que he recibido en todo momento.

Lo más complicado

Lo más complicado ha sido todo el tema burocrático hasta la puesta en marcha de la actividad.

Aspiramos a

Espero poder enfocarlos al 3D siempre y cuando tenga aceptación en el público. Además deseo vivir del negocio