Que una pescadería tradicional, de proximidad, con productos frescos y congelados de exquisita calidad y una dilatada trayectoria de 30 años no eche la persiana en Tafalla es una muy buena noticia.

¿Y qué hace que la buena noticia de continuidad del negocio sea excelente? Precisamente quién se hace cargo, y es que las riendas del comercio las ha tomado la persona que ha estado empleada los últimos años, realizando las funciones de dependienta atendiendo a la clientela en el puesto en la plaza del mercado de Tafalla, y que también contaba con experiencia previa en comercios de alimentación que le han aportado un exhaustivo conocimiento del sector. Así que para Natalia de la Barrera el breve espacio de tiempo desde la jubilación de Isidro Goñi hasta que ha inaugurado su pescadería ha sido un punto y seguido, y su perseverancia le ha permitido tener todo listo en tiempo récord para que su clientela no haya podido echar de menos ese mostrador repleto de ricos pescados, fundamentales en la dieta de aquí, de la buena mesa a la que estamos acostumbrados.

Por tanto, donde decía Pescadería Goñi ahora dice Pescadería Natalia, porque es la pescadería de siempre incorporando nuevas opciones de compra, con un trato atento y cercano respondiendo a la demanda, con la soltura en el mostrador y en la manipulación y limpieza de pescados y mariscos, y la exigencia de tener siempre materia prima de primera calidad.

Junto con Natalia están Isabel y Nuria, compartiendo saberes y quehaceres en torno a esas piezas de lubinas, doradas, salmonetes, bacalaos, mejillones, gallos, perlitas, gambas, calamares, merluzas y rapes, pescados y mariscos expuestos con una óptima iluminación y limpieza. La mejor prueba de qué tal funciona la Pescadería de Natalia es escuchar cómo desde el otro lado del mostrador le dicen “¡cómo estaba ayer el chicharro! ¡’Riquísimo!”.

Natalia te espera en la plaza del mercado, también puedes hacerle pedidos por teléfono en el 948 00 32 47, y viendo el calendario que se viene encima es momento de abastecer nuestras neveras, en las que no pueden faltar alimentos del mar, deliciosos para nuestro paladar, saludables para nuestro organismo, y algunos caprichosos para menús especiales.

Este proyecto ha sido atendido en el servicio de apoyo al emprendimiento del Consorcio de Desarrollo de la Zona Media que se presta en la sede en Olite y en los ayuntamientos de la comarca.