Apostando por vivir y trabajar en la Montaña de Navarra

OSAN ha surgido de la fusión de dos emprendedores: Oskar Miguel y Antonio Cabezas. Más que peones especializados de construcción se les podría calificar de artistas de la reforma y rehabilitación de edificios.

Son albañiles “desde siempre”. A partir de 1998, y durante casi veinte años, su actividad profesional ha estado ligada a la empresa de construcción Aranguren de Sangüesa, especialmente dedicada a la rehabilitación de edificios y elementos patrimoniales. En este tiempo, trabajaron en la recuperación de lugares emblemáticos para Navarra: Santa Fe de Eparoz, la ermita de Guerguitiain, el Puente de Cirauqui o más recientemente en el eremitorio de San Bartolomé en Rocaforte.

Además del “saber-hacer” a pie de obra acumulado en ese período, se han ido formando para llegar a ser especialistas en reformas y rehabilitación de edificios antiguos obteniendo titulaciones específicas como montaje de andamios, cantería o manipulación en cal.

4

Juntando experiencia profesional y formación, a mediados de 2016, Oskar y Miguel decidieron dar un paso adelante y crear su propia empresa.

Así, OSAN sale al mercado de la construcción con una amplia oferta: reforma de viviendas y locales, pintura, trabajos en piedra, rehabilitación de inmuebles, arreglo de tejados… todos aquellos trabajos relacionados con la construcción y las obras de reforma y rehabilitación de edificios salvo fontanería y electricidad.

Su actividad no se centra tanto en edificios singulares o de alto valor patrimonial si no en inmuebles cotidianos, viviendas, locales, arquitectura popular… que necesitan arreglos concretos o reformas integrales de viviendas. Por ello, su mercado es amplio, en estos primeros meses de vida ya han trabajado  en Javier, en Liédena, en Sangüesa, en Eugui.

Antonio y Miguel están convencidos de que lo lograrán. Entre las razones que les avalan destacan: su precio -muy competitivo-; una experiencia y un conocimiento profundo de las peculiaridades de la rehabilitación en construcción; la seriedad y formalidad en la manera de trabajar; y su principal valor añadido, el cariño por el trabajo bien hecho. Para ellos una reforma, una rehabilitación, es algo más que una obra; entienden que cada edificio es un ser vivo, al que se debe cuidar y tratar con mimo… explican, por ejemplo: “a la hora de rejuntar la piedra para rehacer un muro viejo es mejor hacerlo con cal que con cemento, así el edificio respira, no rezuma salitre, queda mejor acabado.”

2             3

Para su puesta en marcha han contado con el asesoramiento del servicio de apoyo al emprendimiento que Cederna Garalur presta como entidad socia de la Red Navarra Emprende cofinanciada por SNE. 

Lo más complicado

Salir al mercado, tomar la decisión de lanzarse a una aventura empresarial, hacer las gestiones oportunas, obtener los permisos, la etapa burocrática...

El mayor logro

Después de tantos años trabajando por cuenta ajena dar un paso adelante y unir su experiencia profesional y formación para crear su propia empresa.

Aspiramos a

Seguir así de ilusionados, que vayan llegando más y más clientes y realizar trabajos no sólo en la comarca de Sangüesa sino a llegar a toda Navarra.