Alberto y su hermano Antonio han vuelto a abrir el bar familiar “Le Bistrot” en Tudela.

La idea de negocio surge ya que es un bar familiar, empezaron con él sus abuelos, más tarde pasó a manos de su tío que se jubiló hace 1 año, tiempo que llevaba cerrado. Por todo ello, Alberto y su hermano Antonio después de meditarlo decidieron quedarse con el negocio. Por todo ello, decidimos emprender, y volver a abrir el bar.

Las actividades que se realizan son las siguientes:

Bar, pinchos (se ofrecerán pinchos desde el miércoles hasta el domingo, se elaborarán croquetas, cuadraditos, pimientos rellenos, patatas bravas, etc., además los jueves se hará juevincho).
Comedor-restaurante (se sirve carta basada en productos de temporada, y se elaborará algún menú especial).

Se dirigen a todo el público en general.

Consorcio EDER lo conocieron a través de una amiga que les informó del servicio de emprendimiento. Nos han facilitado toda la información de los pasos necesarios para emprender y de las ayudas a las que podíamos acceder, además nos han tramitado las mismas. Lo que más valoran es la profesionalidad de las técnicas del área de emprendimiento.

Lo más complicado

Ha sido todo el tema burocrático hasta la puesta en marcha del negocio.

Aspiramos a

Esperamos que vaya cada vez a más, poder dar más servicios.