Mi nombre es Belén Floristán. Yo tenía una casa muy bonita y acogedora y pensé que sería muy buena idea abrirla como restaurante. Así la gente podría disfrutar de una buena comida a la brasa y de un rato agradable en el jardín.

Decidí emprender porque me hacía mucha ilusión volver hacer migas y tener un negocio basado en la comida tradicional de la Ribera.

El “La Brasserie de Belén Floristán” sirvo almuerzos, comidas y cenas a diario. Puedes degustar los platos en el jardín de la Brasserie o bien puedes llevarte la comida a casa. Tenemos carnes y pescados a la brasa, raciones tradicionales típicas navarras, deliciosas pizzas y focaccias al horno de leña, apetitosos bocatas y ricas hamburguesas a la brasa, creativas ensaladas con productos de la zona y exquisitos postres caseros.

También contamos en nuestra tienda con productos típicos de la zona, arroz de Arguedas, chistorra, espárragos, pimientos del piquillo, mermeladas caseras, vino tinto, aceite de oliva… todo de la mejor calidad y de nuestra tierra.

Me dirijo básicamente a los amantes del buen comer y a los que comprendan que una buena comida contiene muchos factores. La edad o la procedencia no es lo importante. Busco la satisfacción de los que como yo disfruten de la buena mesa.

Conocía el Consorcio EDER en mi anterior etapa de comercial en Carnicas Floristán. Me ayudaron en la tramitación de todo el papeleo y sobre todo valoro mucho la total disponibilidad hacia mi proyecto.

Lo más complicado

Lo más complicado para mí ha sido emprender este negocio sola.

Aspiramos a

Espero que La Brasserie de Belén Floristán sea un referente en la cocina a la brasa y sea reconocida por las bufandas migas.