Nuestra marca es el respecto y, desde el respeto, en Enervita transformamos las cenizas de las personas difuntas en figuras que hacen de la ausencia una realidad palpable.

Ofrecemos un servicio de recogida de cenizas, en el domicilio o crematorio, a partir del cual comienza la cadena de custodia. Tras aplicar en laboratorio el tratamiento adecuado a las cenizas, iniciamos el proceso de elaboración de las figuras, que es siempre artesanal e individual.

Entre las ventajas de nuestro servicio está el hecho de que se mantiene la identidad genética de la persona difunta (el ADN queda guardado dentro de la figura), podemos dejar a nuestras y nuestros jóvenes libres de responsabilidades en este ámbito y la eliminación de  los gastos económicos de mantenimiento para este fin.

Lo más complicado

Lo más difícil fue diseñar las figuras y los moldes y también darnos a conocer.

El mayor logro

Ver las figuras hechas de cenizas.

Aspiramos a

No pretendo cambiar el mundo, pero sí mejorarlo y facilitar la vida a las personas que se quedan después de haber perdido a un ser querido.