Apostando por vivir y trabajar en la Montaña de Navarra.

Maite Sánchez fundó en el año 2000 la explotación ganadera «Domiña Abeltzaintza Ekolojicoa», en la que se dedica junto a sus tres hijos, Garazi, Anxo e Indar, a la cría de vacas de raza Betizu, la «última vaca salvaje de Europa», una especie en peligro de extinción que vive en semilibertad ya que se trata de una vaca pequeña con poca rentabilidad económica, esencial para mantener limpios montes de difícil acceso y grandes pendientes pero con una carne de gran valor culinario frente a otras razas.

En el año 2012 consiguió estabilizar la explotación, al tiempo que se certificaba como explotación ecológica, avalada por CPAEN/NNEK.

En la actualidad, la explotación cuenta con 40 vacas y Maite ha decidido dado dar un paso más e involucrarse en el negocio de la restauración, cogiendo la gestión del bar- restaurante Zubi-Ondo de Goizueta.

     

Su objetivo es convertir este restaurante en un “escaparate” para dar a conocer la calidad de la carne de ternera de la raza Betizu que producen, incluyéndola en sus menús, y vendiéndola directamente en paquetes pequeños de 1kg, como han hecho hasta ahora en las ferias.

De esta forma consiguen diversificar la actividad y emplear a toda la familia en la actividad ligada a la ganadería.

Para su puesta en marcha ha contado con el asesoramiento del Servicio de Apoyo al Emprendimiento que Cederna Garalur presta como entidad socia de la Red Navarra Emprende cofinanciada por SNE.

Lo más complicado

Todo pero quizá lo más difícil ha sido superar el miedo a que no fuera a salir bien, a que el bar-restaurante tuviera buena respuesta por parte de la clientela.

El mayor logro

A Maite recientemente le han galardonado en los VIII Premios nacionales de Excelencia a la Innovación Rural para las Mujeres Rurales, convocados por el Ministerio de Agricultura, en la categoría "Premio Excelencia a la Innovación en la actividad agraria". El día 19 de Octubre recogerá en Madrid el premio junto con sus hijos y llevaran carne de Betizu para degustar tal y como le han solicitado. Para ella lo realmente importante es que a su bar-restaurante acude gente de todo tipo y edad, que está teniendo muy buena acogida entre la gente del pueblo y que las personas que compran lotes de carne repiten.

Aspiramos a

Poder mantener su proyecto y poder vivir del mismo tanto ella como su familia como vienen haciendo hasta ahora.