Respecto a cómo surgió la idea de negocio, ha sido todo una evolución de circunstancias.

Empecé a bailar hace más de 10 años cuando vivía en Tenerife, unas amigas me obligaron a apuntarme a clases con ellas y me enganché. Al volver a Tudela no encontré en la zona profesor de “salsa en línea” así que para poder bailar empecé a enseñar a amigos y conocidos mientras me formaba en congresos de baile con los mejores profesores nacionales e internacionales del momento. Poco a poco empecé a dar clases en diferentes sitios y cada vez tenía más alumnos, así que este año me lancé a montar mi propia academia de baile.

Yo soy administrativa, tengo una amplia experiencia laboral, hablo inglés y francés, pero cada vez exigen más cosas para puestos de trabajo mal pagados. Así que cansada de que se valore tan poco a la gente preparada decidí montarme algo por mi cuenta. Abrir mi propia academia de baile era un sueño y tenía que intentarlo para quitarme la espinita.

Doy clases de Salsa, bachata, Merengue, Cha cha cha, Rueda Cubana y Kizomba. Pero también tengo la suerte de contar con otros profesores especializados que enseñan Sevillanas, danza del Vientre, bailes de salón, Danza Contemporánea, Biodanza… Hay una parte de Fitness también: Zumba, Baileactivo, espalda sana, pilates, gimnasia de mantenimiento…

Pero lo que diferencia a Dance Style del resto de academias es que preparamos el baile nupcial a los novios; vals, coreografías divertidas, elegantes, con acrobacias, musicales, incluso Flashmob para que los amigos sorprendan a los novios e invitados.

En la Academia hay actividades para todas las edades. En este momento queremos potenciar todo tipo de bailes para niños. De hecho en junio vamos a hacer el primer Campamento de verano de baile, combinado con juegos en inglés, manualidades, y una representación final de los alumnos…

Aunque en este momento la mayoría de los asistentes son gente joven 25-45 años, pero también hay clases donde hay gente más mayor porque el baile no tiene edad y es bueno para todos.

Conozco el Consorcio EDER hace años, he realizado allí varios cursos y a través de su página web vi que ayudaban a nuevos emprendedores, por lo que decidí contactar con ellos. Me han ayudado muchísimo en todo. Primero me asesoraron con la viabilidad del negocio y después en el curso para emprendedores nos informaron de todos los trámites a realizar y de cómo llevarlos a cabo. Es una suerte poder contar con técnicos que a mí personalmente me ha resuelto muchas dudas que tenía; no sé qué habría hecho sin ella.

Lo más complicado

La puesta en marcha de la academia, adaptar el local, papeleo, temas legales y sobre todo la parte económica. La inversión inicial, aun sin hacer una gran obra, lleva muchos gastos. Hay alguna ayuda, el problema es que no la recibes hasta pasados unos meses, pero los emprendedores necesitamos el dinero para adaptar el local antes de abrir la puerta del negocio, no después, por lo que resulta complicado.

Aspiramos a

Acabo de empezar por lo que la academia aún está al 50%. Tengo muchas ideas y proyectos que quiero ir haciendo poco a poco y surgirán más que habrá que ir adaptando a la demanda del momento y que espero tengan buena acogida.