Mohammed Saharaoui ha abierto un bar de bocadillos y comida marroquí en Tudela, que comparte su experiencia.

La idea de negocio surge a raíz de llevar varios años trabajando en diferentes empresas y sectores con contratos temporales. Al ver esta situación de precariedad decido montar mi propio negocio con el deseo de encontrar una estabilidad laboral. Por todo lo comentado anteriormente decido emprender, además en Tudela no hay ningún restaurante de comida marroquí.

Las actividades que realizo son las siguientes:

  • Elaboración de bocadillos de carne Halal.
  • Elaboración de platos típicos de marruecos ( tadjin, cuscús, etc.).
  • Bebidas, té marroquí, infusiones, cafés, etc.
  • Además se dispondrá de cachimbas para fumar.

Me dirijo a todo el público en general.

En el Consorcio EDER me han facilitado toda la información que he requerido en todo momento y me han ayudado a tramitar las ayudas a las que podía acceder. Lo que más valoro es la disponibilidad y el buen trato que he recibido en todo momento.

Lo más complicado

Lo más complicado ha sido todo el tema de licencias y el papeleo.

Aspiramos a

Espero que vaya cada vez a mejor y poder vivir de mi negocio.