Llevo unos años viviendo en Lapoblación, localidad más occidental de todo Navarra, entre Álava y La Rioja, y tuve la oportunidad de gestionar el bar sociedad de la localidad teniendo en cuenta que había trabajado en hostelería.

A pesar de ser un núcleo de población con muy pocos habitantes, el término municipal tiene unos importantes atractivos naturales y paisajísticos, además de unas impresionantes vistas al Valle del Ebro, que hace del lugar, un espacio de interés de montañeros y senderistas tanto de Navarra, Álava como de La Rioja.

En el bar, se puede tomar un café o un caldo reconstituyente después de la caminata o bien almorzar, en un ámbiente cálido, donde se puede  charlar con las personas de la localidad, al tratarse del único establecimiento de este tipo en Lapoblación.

Lo más complicado

El comienzo de la actividad, con los trámites a realizar. Para la puesta en marcha he contado con el asesoramiento del Servicio de Apoyo al Emprendimiento que la Asociación TEDER presta como entidad socia de la Red Navarra Emprende cofinanciada por el Servicio Navarro de Empleo - Nafar Lansare.

El mayor logro

La buena acogida que ha tenido el establecimiento y una clientela que queda satisfecha tras su paso por el establecimiento

Aspiramos a

Mantener la actividad, poder vivir el negocio y que haya mayor número de personas que vengan a esta zona tan desconocida de Navarra, donde pasear entre la naturaleza, bajo las hayas del León Dormino (que dan nombre al establecimiento) se convierte en una experiencia única.