La idea de negocio surge ya que estaba trabajando en un centro de estética a horas y a días sueltos, ante la falta de estabilidad laboral decidí que era el momento de poner en marcha mi propio negocio. Por todo ello, decido emprender y abrir mi propio centro de estética.

Las actividades que realizo son las siguientes:

Manicura normal y permanente.
Pedicura normal y permanente.
Alargamiento de uñas.
Uñas de gel y acrílicas.
Depilación de cejas y bigote.
Masajes relajantes corporales.
Maquillaje para eventos (bodas, comuniones, etc.).

Me dirijo a todo el público en general, tanto a mujeres como a hombres.

Una persona conocida me informó de la existencia de Consorcio EDER, y de su área de emprendimiento. Me han facilitado toda la información de los pasos necesarios para emprender y de las ayudas a las que podía acceder, además me han tramitado las mismas. Lo que más valoro es la disponibilidad y el buen trato que he recibido en todo momento.

Lo más complicado

Lo más complicado ha sido todo el tema burocrático hasta la puesta en marcha de la actividad.

Aspiramos a

Espero ampliar los servicios, ofreciendo limpiezas faciales, tratamientos faciales y depilación corporal. Además, en un futuro espero tener un local independiente y dar formaciones.