Maria Iñarrea es una joven masajista de Narbarte, valle de Bertiz, donde ha localizado su negocio. Su historia plasma muy bien la idea de muchos autónomos que, sin tener grandes ambiciones empresariales, buscan disfrutar trabajando en un pequeño negocio que les permite tener ingresos suficientes para vivir.

A su vez, saca a la luz las grandes potencialidades que tienen los pueblos y valles en la creación de negocios y redes de negocios propias, sin intentar imitar el modelo de empresas de Pamplona, sino que se diferencian por su forma de hacer diferente y local, en coherencia con el perfil del cliente al que se dirige.

Presentación: Maria Iñarrea

o    Empresa: Masai
o    Actividad: masajes descontructurantes y deportivos
o    Año creación: Noviembre 2010
o    Personal: socia única
o    Contacto:  649543924

¿Cuáles fueron las principales motivaciones que te animaron a crear tu propia empresa?
La verdad es que la principal motivación es trabajar cerca de casa. En mi caso, siendo de un pueblo, ir cada día a Pamplona era un esfuerzo importante y viendo que en la zona existen pocos  servicios como el que yo doy, pensé que era interesante poner mi negocio en mi Narbarte.

Por otro lado me motivaba la posibilidad de trabajar a mi manera y sin presión, quiero vivir de este trabajo y disfrutar trabajando.

También quiero comentar que las subvenciones para establecerse como autónoma (en mi caso el pago único y la ayuda a la inversión para jóvenes) me ayudaron a acabar de tomar la decisión.

¿Cuáles son los objetivos que te marcaste a corto plazo?
Mi primera tarea ha sido darme a conocer. Como el público al que me dirijo es la población de la zona en la que vivo, los medios que he utilizado para publicitarme han sido precisamente los locales: fui patrocinadora de un concurso de la radio de Baztan-Bidasoa, Xorroxin, he puesto anuncios quincenales en la revista de la zona norte y he realizado buzoneo solo en Bertizarana.

En realidad mi objetivo a largo plazo es conseguir un número de clientes suficiente que me permita poder vivir de ello; no quiero crear una gran empresa, lo que valoro es trabajar a gusto.

¿Podría decirse entonces que uno de tus rasgos diferenciadores sería el hecho de ser una empresa local y cercana?
Sí, la idea de mi negocio es la de una consulta con pocos clientes y con un trato cercano y personal. Incluso es un rasgo diferenciador  el ofrecer el servicio en euskera.

Ya he trabajado en gimnasios y empresas grandes donde no se genera relación con el paciente e incluso la gente viene con “vales regalo” y sin necesidades ni motivaciones personales. Yo no busco crear un negocio de estas características.

La apertura de tu negocio fue hace solo unos meses, el pasado Noviembre, ¿qué valoración haces de esta primera fase?
La verdad es que estoy trabajando bien. Sobre todo valoro el hecho de haberme animado a empezar, haberme atrevido a dejar un trabajo fijo y dar el paso de crear mi propia empresa.

Además, considero importante el hecho de crearla en Narbarte, cerca de casa, y no tener que irnos todos los jóvenes a trabajar a Pamplona. La verdad es que existe más gente joven que se anima a poner negocios por la zona, y también existe una asociación de comerciantes que colabora en el impulso de las pequeñas empresas locales.