Toda persona que realice una actividad empresarial, profesional o artística debe darse de alta en este impuesto. Deberá darse de alta en tantos epígrafes como actividades diferentes realice.

Lugar de realización: el alta se realiza en el ayuntamiento donde se lleva a cabo dicha actividad económica (donde tenga el local o el domicilio si carece de él, o donde realiza la prestación de servicios si es itinerante).

Coste: las tarifas del impuesto tienen una parte fija según tipo de actividad y tamaño del municipio y otra en función de los metros cuadrados del local. Estas cantidades pueden verse incrementadas por los ayuntamientos a través de sus respectivas ordenanzas fiscales con recargo en ningún caso superior al 40%.

En el inicio de actividad existen bonificaciones para empresas (75% el primer año, 50% el segundo; 25% el tercero) y para profesionales (50% durante cinco años).

    • La cuota será proporcional al número de trimestres naturales del año en los que se esté de alta.
    • La cantidad resultante se cobra una vez al año o fraccionada en dos semestres.
    • Se recomienda su domiciliación, ya que el tratarse de un impuesto periódico no es necesaria la notificación personal del inicio del período de pago voluntario.
    • El pago del IAE se considera un pago a cuenta del IRPF del autónomo, salvo la parte correspondiente a los recargos municipales.

Plazo: es necesario hacer el alta en el momento del inicio de la actividad, aunque la misma puede presentarse con una antelación de 20 días. Cualquier variación de actividad o de cualquier elemento tributario, así como la baja, se debe presentar como muy tarde en los treinta días siguientes a tener lugar los mismos.

Normativa: