Las buenas previsiones turísticas han animado a los extranjeros residentes en España a emprender un negocio. Así, en julio se han registrado 1.255 altas netas de inmigrantes en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social. El 34% de las altas registradas en julio en el Régimen de Autónomos son de inmigrantes. Esta tendencia para la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) demuestra que este colectivo sigue manteniendo un alto nivel de emprendimiento y resistencia a la crisis a pesar de todas las condiciones en contra, entre ellas las de las dificultades para acceder al permiso de trabajo por cuenta propia.

Cataluña sigue siendo la Comunidad que cuenta con un mayor número de autónomos de otras nacionalidades con 52.463; seguida de Madrid, 39.232, y Valencia, 32.871. Además, el mayor crecimiento a lo largo del mes de julio se ha registrado en Cataluña, que ha incrementado el número de extranjeros dados de alta en el RETA en 511, el 41’71% del total del crecimiento registrado a nivel nacional.

Para Eduardo Abad, coordinador del Área de Inmigración de UPTA, esta evolución confirma la tendencia que se viene observando en los últimos meses, que el trabajo autónomo es una buena salida para el colectivo inmigrante, mientras piden al Gobierno que “intensifique una actitud positiva de las administraciones públicas para fomentar y facilitar el emprendimiento entre la población inmigrante”.