El Ayuntamiento de Pamplona ha completado ya la rehabilitación del edificio de la calle Mayor, 59, a través de la encomienda a la sociedad municipal Pamplona Centro Histórico, para convertirlo en un edificio para un proyecto de coliving en la ciudad. La obra comenzó el pasado mes de septiembre y se trataba de adecuar el edificio para un uso residencial en plantas superiores, estableciendo 11 apartamentos en las plantas 2ª, 3ª y 4ª, además de un espacio de zonas comunes de apoyo residencial en la 5ª planta, y espacios comunes de trabajo en las plantas baja y 1ª. Esta mañana la Gerencia y Comisión de Urbanismo, además del consejo de Pamplona Centro Histórico, han visitado el edificio proyectado por los arquitectos Daniel Fernández de León e Idoia Uriarte Martínez y ejecutado por Erki Construcción Sostenible, S.L., una intervención que terminó a finales de febrero de 2020.

Lo previsto es que en el interior del edificio se implante un programa de coliving para emprendimiento en proyectos tecnológicos y vinculados al medioambiente. Cuando acaben las medidas de seguridad impuestas por la crisis sanitaria, el Ayuntamiento de Pamplona hará una convocatoria pública para seleccionar los proyectos individuales que podrán desarrollarse en el edificio. El coliving podrá acoger hasta 11 personas emprendedoras.

El Consejo de Administración de PCH ha aprobado la certificación final de la intervención rehabilitadora por un importe total de 407.101 euros. El bloque de Mayor, 59, anteriormente acogió las oficinas de PCH y la Oficina de Vivienda en sus dos primeras plantas. En el resto del inmueble se encontraban rehabilitadas fachadas, cubierta y caja de escaleras, si bien, carecía de uso.

Un cluster basado en la convivencia

El edificio en su conjunto cuenta con 645,38 m2 útiles (891 m2 construidos) repartidos en seis alturas. La planta baja se destina en su diseño a la actividad vinculada más estrechamente a la actividad de emprendimiento y se completa con un aseo y un pequeño almacén. En la primera altura, también vinculada a zonas de trabajo, se han creado dos espacios amplios que podrán acoger diferentes usos (reuniones, aulas, etc.), así como espacio de almacén y aseos.

La zona residencial del edificio se distribuye entre las tres plantas siguientes. En 2º y 3º planta hay cuatro habitaciones por planta, de unos 20 m2 cada una de ellas; en la 4ª planta las habitaciones son tres, ya que una de ellas tiene el doble de tamaño al estar adaptada con criterios de accesibilidad. Estas habitaciones tienen vocación de miniapartamentos, por lo que se entregarán amuebladas y cuentan con climatización y baño individual. Las dependencias residenciales comunes están en la 5ª planta. Son una cocina con salón-comedor de 47 m2 y una sala de lectura y estudio. La cocina y la lavandería, así como los espacios de esparcimiento y los medios audiovisuales serán compartidos por todas las personas usuarias.

Suscríbete al sistema de notificaciones