De los 3.231.941 autónomos dados de alta a escala estatal a 30 de junio de 2016, 1.984.268 son autónomos persona física, el 61,4%, es decir, dos de cada tres. De los autónomos persona física 11.764 están dados de alta en el régimen especial del Mar y 10.250 son los que lo están registrados como autónomos económicamente dependientes (TRADE). Por otro lado, el 38,6% de los autónomos están dados de alta con algún tipo de sociedad, es decir, 602.453 personas. Se trata de datos facilitados por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

Dentro de la cuenta propia, además de los ya mencionados autónomo persona física y societarios, hay 194.744 autónomos dados de alta como familiar colaborador, 374.483 como administrador de sociedad, 41.104 como familiar de socio, 11.688 como religioso y 23.201 enmarcado en los colegios profesionales.

Atendiendo a los años que los autónomos llevan al frente de sus negocios, el 65,1% tienen más de tres años de antigüedad y uno de cada dos (el 54,9%) más de cinco años de antigüedad como autónomo. De tres a cinco años de antigüedad lleva al frente de su negocio el 10,2% de los autónomos, el 18,9% de 1 a 3 años, y el 26,2% más de 15 años.

Menos de un año lleva sólo el 16% de los autónomos actualmente dados de alta en el RETA, de los que los que el 7% tiene de 6 a 11 meses y el 9% del total de autónomos menos de seis meses.

Siguiendo con el perfil del autónomo destaca el crecimiento de las mujeres mes a mes, hasta representar más de uno de cada tres autónomos (35,3%), y los varones son el 64,7%.

Si nos fijamos en la edad de los autónomos, de 16 a 30 años tienen el 8,6% del total de autónomos, el 9,7% de 31 a 35 años. Ambas franjas suman aproximadamente unos 600.000 autónomos. De 36 a 39 años de edad tienen el 42,7% de los autónomos y de 50 años o más son el 39% de los autónomos.

Por sectores, el 35,9 de los autónomos españoles se dedican al sector servicios (25,5% al comercio y 10,4% a la hostelería). A la construcción se dedica el 11,4% del total de afiliados al RETA, y el 8,3% a la agricultura. Los que se dedican a actividades científicas y técnicas representan un 8,2%, superior al de industria (7,4%).