Para Juan Monzón, promotor de Exovite, “Israel está siendo un proceso muy motivador, pero también muy denso; empieza a las 7 de la mañana y termina más tarde de las 10 de la noche”.

Exovite es una de las 11 empresas seleccionadas a nivel mundial para participar en el programa de aceleración de Microsoft en la ciudad israelí de TelAviv, y el proyecto que apadrinan Cinfa y Mutua Navarra dentro del “Acción Impulso Emprendedor“, promovido por el Gobierno de Navarra y que gestiona CEIN.

Juan es, junto con Ana Hernández, el impulsor de esta startup originaria de Zaragoza y que se centra en dos líneas de negocio. Por un lado, el diseño de férulas personalizadas, impresas en 3D, que ayudan a los pacientes a mejorar su recuperación y también su confort, porque se realizan a medida, son ligeras y resistentes al agua. Por otro, el diseño de una aplicación para móvil que permite, con solo conectar el dispositivo a unos electroestimuladores, realizar rehabilitación muscular desde casa. De este modo, se reducen tanto los costes del tratamiento como el tiempo de recuperación del paciente.

En la aceleradora de Microsoft, Juan se está centrando en los procesos que requieren un desarrollo tecnológico, particularmente en el software para el control remoto del electroestimulador. “Estamos continuamente con cursos, reuniones con posibles inversores, etc., y tratamos de desarrollar el proyecto de la mejor forma posible, cuando no estamos en lo programado por la aceleradora; eso hace que tengamos que intensificar el tiempo de trabajo para aprovecharlo al máximo”, explica.

“Acción Impulso Emprendedor”, profesionalidad y apoyo

Su socia Ana está tomando parte en “Acción Impulso Emprendedor”, con el que está poniendo el foco en el desarrollo del modelo de negocio, tanto de las férulas como del electroestimulador.

Ana mantiene reuniones periódicas con Julio Maset, director de Desarrollo de Cinfa, y con Juan Manuel Gorostiaga, director gerente de Mutua Navarra, sus empresas patrocinadoras, que le están orientando en el proceso con su conocimiento y experiencia. También cuenta con el apoyo y asesoramiento de CEIN a través del programa de aceleración de “Acción Impulso Emprendedor”.

Ana destaca la profesionalidad y la calidad humana que ha encontrado. “Además de asesorarte y formarte, te ayudan en todo lo que pueden. Es gratamente sorprendente encontrar personas que te apoyan y te ayudan a saltar las zancadillas que te van surgiendo cuando estas empezando, que son muchas”, recalca.

Para Ana, que su proyecto participe de dos procesos de aceleración es un reto que va a ayudar a Exovite a internacionalizarse desde el primer día.

Y es que, tanto Ana como Juan están al tanto de la evolución de cada proceso de aceleración, a pesar de la distancia. “Estamos continuamente en comunicación poder coordinarnos, y es fácil gracias a la tecnología; avanzamos juntos siempre”, recalca Juan Monzón.