¿Cómo crear tu empresa asumiendo menos riesgos y comprobando previamente si funcionará o no? Cooperativa de Emprendedores de Navarra, iniciativa impulsada por ANEL y creada en octubre de 2013, nace con el objetivo de que las personas emprendedoras puedan poner en marcha su idea de negocio sin necesidad de montar todavía su propia empresa, bajo un paraguas legal que les permita buscar clientes y facturar, siendo acompañados por un equipo de profesionales. El proyecto cuenta con la financiación del Servicio Navarro de Empleo.

Los emprendedores podrán pertenecer a ella durante un tiempo determinado, seis meses aproximadamente y, analizando los resultados de la experiencia, decidir si se lanzan a la creación de su empresa o no. Los socios siempre cuentan con el apoyo del equipo de ANEL, que también es socio de la cooperativa, junto a otras tres empresas de servicios. Con sede en ANEL, la cooperativa cuenta en estos momentos con cuatro proyectos: Seina, Mediación Navarra, Extena Navarra y Contenidos i Punto.

Desde ANEL, Elena Zabalza, coordinadora de la Cooperativa afirma que, “la Cooperativa de Emprendedores, una iniciativa puntera en España, es una herramienta innovadora que permite a los emprendedores contrastar su modelo de negocio en el mercado, y vivir una experiencia de aprendizaje de emprendimiento como cooperativistas.

Uno de los beneficios que ofrece esta cooperativa es la reducción del riesgo ya que los socios, desde un primer momento, “se dirigen al mercado y de éste recogen información de primera mano para ir construyendo su modelo de negocio, testar si funciona y de qué forma puede ser viable”, apunta Zabalza. A partir de este momento, “ellos deciden si constituir su propia empresa o, sin embargo, si ven que no hay la respuesta esperada del mercado, deciden no seguir adelante”, aclara.

Así mismo, “en el caso de que decidan seguir adelante desde ANEL continuamos acompañándoles en todos los trámites de puesta en marcha de su propia empresa y una vez constituida, a través de su pertenencia a la Asociación reciben los servicios necesarios para su consolidación”.

Otra de las ventajas es la rapidez de la puesta en marcha de la empresa, “la estructura ya está creada, por lo tanto pueden empezar a funcionar desde el momento en el que deciden incorporarse a la cooperativa”.

El tercero de los beneficios que supone ser parte de esta cooperativa es el servicio integral de acompañamiento que los emprendedores reciben de la misma; desde un acompañamiento personalizado en el test de mercado de la actividad que quieren poner en marcha y análisis de la viabilidad del proyecto, hasta la gestión administrativa que la actividad genere (facturación, altas y contratos, contabilidad, etc.), e incluso para quien lo requiera una ubicación física con salas de trabajo, de reuniones y acceso a recursos comunes (ordenadores, internet, fotocopiadora, etc.). Además de lo anterior, “Si ellos ven otras necesidades queremos que nos las trasladen, y valoramos si son necesidades comunes a otros proyectos para poderlo ofrecer al resto de los emprendedores desde la propia cooperativa”.

La iniciativa está teniendo muy buena aceptación por parte de los emprendedores. “Al ser una iniciativa impulsada por ANEL queremos que facilite la creación de empresas de Economía Social y que crezca este tipo de forma jurídica, que engloba a las sociedades laborales y las cooperativas de trabajo asociado. Pretendemos fomentar el emprendimiento colectivo”, subraya Zabalza.