En la última década el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) se sitúa en positivo y cuenta con 110.382 personas autónomas más que en diciembre de 2009, según el informe elaborado desde la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), que pone de manifiesto que han sido las mujeres las que lideran dicho crecimiento. Así, mientras hay 6.062 autónomos menos que los que cotizaban a la Seguridad Social, hay 116.444 emprendedoras más que en diciembre de 2019.

En términos relativos, frente al crecimiento del 11% registrado en los diez últimos años por las mujeres que optaron por el autoempleo, los varones descendieron un -0,3%.

En el conjunto de 2019, fueron nuevamente las emprendedoras las responsables del crecimiento del RETA. El ritmo de crecimiento de las mujeres durante 2019 fue del 1,2% frente al 0,0% de los varones. Es decir, de las 14.389 personas trabajadoras por cuenta propia que se sumaron al RETA en el conjunto del año, el 98,1% (es decir, 14.123 emprendedoras) fueron mujeres y el 1,9% (266) varones.

Centrándonos en las mujeres y su evolución en la última década, frente al crecimiento registrado a nivel nacional (+11%, 116.444 nuevas autónomas en la década), no todas las comunidades autónomas siguen esta línea positiva.

Galicia lidera la pérdida de autónomas a nivel nacional en los últimas 10 años, al registrar un descenso del 9,4% de sus autónomas, es decir, 8.972 mujeres autónomas menos. Es la única comunidad autónoma donde la pérdida entre el colectivo femenino ha sido superior a la de los hombres. Así, Galicia en los diez últimos años tiene 7.485 cotizantes varones al RETA menos, lo que en términos relativos se traduce en un descenso del 5,7% de sus autónomos.

Además de Galicia, hay otras cuatro comunidades donde aún hay menos cotizantes autónomas que hace diez años, aunque en todas ellas la pérdida de autónomas es inferior a la registrada por los varones. Se trata de Asturias (con un 7,4% de autónomas menos que en diciembre de 2009), Cantabria (-1,3%), Castilla y León (-0,2%) y La Rioja (-1,7%).

El resto de comunidades ha logrado recuperar los registros previos a la crisis y suma autónomas. Canarias lidera el incremento de autónomas en la última década: crecieron un 36% en diez años, mientras que los varones registran un crecimiento del +14,2%, siendo junto con Andalucía, Comunidad de Madrid, Islas Baleares y Comunidad Valenciana, las únicas comunidades que registran un aumento de los cotizantes varones al RETA en la última década.

Junto a Canarias, les sigue en impulso emprendedor femenino la Comunidad de Madrid (+26,8%) Andalucía (+22,5%) Islas Baleares (+20,2%), Región de Murcia (+15,6% más que en diciembre 2009) y Comunidad Valenciana (+15,5%).

En el caso de Navarra, el crecimiento de autónomas en la última década se sitúa en el 6,7%.

Evolución del colectivo autónomo en 2019

Según apunta el informe de ATA, en 2019 se continúa la tendencia iniciada hace seis años y el número de nuevos autónomos se sitúa en positivo. Concretamente, el RETA suma en 2019 un total de 14.389 trabajadores por cuenta propia.

Un crecimiento femenino, ya que de las 14.389 nuevas personas autónomas que sumó la Seguridad Social en el conjunto del año, 14.123 fueron mujeres (el 98,1%) y 266 hombres.

El comportamiento registrado por las mujeres es muy superior al de los varones, cerrando 2019 con un crecimiento del 1,2% frente al crecimiento 0 registrado por los hombres.

Por comunidades, en 2019, Islas Baleares Canarias es la que más autónomas ha ganado (+4,1%), junto con Andalucía (+3,2% de sus cotizantes mujeres al RETA) e Islas Baleares (+2,7%). En cuanto a los varones, son Canarias (+2,2%), Andalucía (+1,7%), Islas Baleares (+1,2%) y la Comunidad de Madrid (+1%) las que se situaron en el conjunto de 2019 a la cabeza del crecimiento de autónomos.

Hay siete comunidades en las que descienden las personas cotizantes al RETA y no suman autónomos en 2019, ni hombres ni mujeres: Aragón se deja en 2019 el 3,1% de sus empresarios (y el 2% de sus mujeres), Asturias, con el 0,9% de sus cotizantes autónomas y el 1,7% de los varones, Cantabria (-0,5% varones, -0,6% mujeres), Galicia (-0,9% varones, -1,1% mujeres), Navarra (-0,8% varones, -1,8% mujeres), País Vasco (-1,1% varones, -0,6% mujeres) y La Rioja, comunidad que en 2019 perdió el 2,5% de sus cotizantes autónomos varones y el 0,8% de sus mujeres empresarias.

Además, el informe elaborado desde ATA con motivo del Día Internacional de la Mujer, muestra cómo el peso de la mujer autónoma en España, a 31 de diciembre de 2019, es aún inferior al de los varones y representan el 35,9% del total de autónomos registrados en el RETA. Es decir, uno de cada tres autónomos en España es mujer.

Por comunidades, todas ellas siguen este mismo esquema, donde el peso de los autónomos varones es muy superior al de las mujeres. Galicia y Asturias son las comunidades donde el empleo autónomo femenino tiene mayor peso y supera la barrera del 40% del total de autónomos, concretamente el 41,2% del colectivo de trabajadores por cuenta propia. Por encima de la media nacional se encuentran también Cantabria (38% de autónomas), País Vasco (+37,7%), Comunidad Valenciana (+36,5%) y Canarias (36,3% del total).

En el otro extremo, Castilla la Mancha es la comunidad autónoma donde menor peso tienen las mujeres con respecto al total de autónomos a pesar de sumar un 12% de autónomas en la última década. Concretamente en C-LM las autónomas representan el 31,2% del colectivo, frente al 68,8% de los varones.

En Navarra, las mujeres autónomas suponen el 34,9% del total del colectivo.

Suscríbete al sistema de notificaciones