El informe publicado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) recientemente con motivo del Día Internacional de la Mujer destaca el ritmo de crecimiento de las autónomas.

En concreto, según señalan, en la última década (de mayo de 2008 a diciembre de 2018), las mujeres autónomas crecen un 4,8% y los hombres descienden un 9,1%.

El número de personas trabajadoras autónomas en España ha pasado de los 3.409.008 registrados en el RETA en mayo de 2008 a las 3.253.039 en diciembre de 2018, lo que se traduce en un descenso del 4,6%, es decir, 155.969 trabajadores y trabajadoras por cuenta propia menos.

Si se desagregan los datos por sexo, mientras que el número de autónomas ya está en signo positivo, aún hay 208.849 autónomos varones menos que en mayo de 2008. Concretamente, hay 52.878 autónomas más que antes de la crisis, lo que supone un crecimiento del 4,8%.

Por comunidades autónomas, Canarias lidera el crecimiento de mujeres en el RETA con un 24,9%. Le sigue en impulso emprendedor femenino la Comunidad de Madrid (+19,4%), y Andalucía (+14,7).

En el caso de Navarra, en los últimos 10 años el número de autónomas ha crecido un 4,8% y el de autónomos ha descendido un 10,7%.

Por el contrario, lidera la pérdida de autónomas en la última década Galicia (-13,2%), comunidad a la que siguen en signo negativo Asturias (-10,2%), Cantabria (-4,4%), Castila y León (-2,8%) y País Vasco (-2,4%).

En el conjunto de 2018, el crecimiento registrado por las mujeres duplicó al de los varones. Así, el ritmo de crecimiento de las mujeres durante 2018 fue del 2,6% frente al 1,2% de los varones. Además, de los 52.725 trabajadores por cuenta propia que se sumaron al RETA en el conjunto del año, el 54,7% (es decir, 28.849 emprendedoras) fueron mujeres y el 43,3% (23.876) varones.

En Navarra, en 2018 las mujeres autónomas crecieron un 1,3% y los autónomos en un 0,7%.

No obstante, el informe de ATA también apunta que el peso de las mujeres autónomas en España, a 31 de diciembre de 2018, es aún inferior al de los varones, ya que presentan el 35,6% del total de personas registradas en el RETA.

Por comunidades, todas siguen esta misma línea. Galicia y Asturias son las comunidades donde el empleo autónomo femenino tiene mayor peso y supera la barrera del 40% del total (41,3 y 41% respectivamente). Por su parte, Castilla la Mancha es donde menor peso tienen las mujeres autónomas con respecto al total, y representan el 30,8% del colectivo.

En el caso de Navarra, las mujeres autónomas suponen el 35,1% del colectivo.

 

Suscríbete al sistema de notificaciones