El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) cerró 2019 con un descenso de 615 personas autónomas en Navarra. Si en diciembre de 2018 el número era de 47.782, en diciembre del pasado año fue de 47.167, lo que se traduce en un descenso del 1,3%, según los datos ofrecidos por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

A escala estatal, en 2019 el RETA aumentó en 14.425 personas autónomas (un 0,4% más), hasta alcanzar las 3.269.089 personas, crecimiento un 70% inferior al de 2018, cuando el RETA sumó 49.986 autónomos, tal y como apunta la entidad.

Nueve comunidades autónomas perdieron autónomas y autónomos en 2019, además de las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, frente a las cuatro que lo hicieron en 2018. Aragón es la comunidad que más pierde porcentualmente (-2,7%), seguida de La Rioja (-2), Asturias (-1,4%) y Castilla y León (-1,3%). También registraron un descenso de autónomos en el conjunto de 2019 Navarra (-1,3%), País Vasco y Galicia (-0,9%), Cantabria (-0,5%) y Cataluña (-0,3%).

De las otras ocho comunidades autónomas, la que mejor registro ha cerrado en 2019 es Canarias con un incremento del 2,9% de sus autónomos. Le siguen en mayor incremento porcentual de autónomos Andalucía (+2,2%) cuyo incremento en números absoluto de 11.463 autónomos más en un año supone el 79,4% del incremento nacional. Baleares (+1,8%, +3.580 autónomos) y Madrid (+1,4%, +5.745 autónomos). Con crecimientos en el número de autónomos y por encima de la media nacional han cerrado las comunidades de Murcia (+1,2%) y Comunidad Valenciana (+1,1%). Extremadura (+ 0,2%) crece por debajo de la media con un 0,2% y Castilla-La Mancha ha perdido cinco autónomos con respecto al año pasado por lo que su crecimiento o disminución porcentual es cero.

Al analizar los datos por género, el ritmo de creación de empleo autónomo femenino en 2019, como ya lo fue en 2018, fue superior al registrado por los varones: mientras los varones aumentaron en 258 autónomos más, las mujeres lo hicieron en 14.167 autónomas más, un impulso emprendedor del 1,2%.

En cuanto a los sectores de actividad destaca en negativo la caída de la industria con una pérdida del 5,5% de sus autónomos (-12.939 personas) y del comercio, con una caída del 1,3% (-10.069 autónomos menos). También pierde autónomos el sector de la agricultura aunque su descenso de 227 autónomos en un año no es porcentualmente significativo.

Cierran en positivo el año sectores profesionales menos tradicionales como el sector de las actividades inmobiliarias (5,2%) y las artísticas (+4,5%). Le siguen en crecimiento de autónomos la educación (+3,3%), actividades sanitarias (+3,2%) y los autónomos que se dedican al mundo de la comunicación con un incremento del 2,8%.

ATA pone el valor, asimismo, el incremento del 2,1% de los autónomos y autónomas en el sector de las actividades científicas y de los que se dedican a la construcción (+1,6%) ya que en ambos casos superan en números absolutos un incremento de 6.000 autónomos, siendo los dos principales sectores que aportan autónomos al RETA.

Suscríbete al sistema de notificaciones