El ingeniero agrónomo belga Philippe Blanquet es el ‘alma mater’ de un novedoso proyecto que afronta una fase de crecimiento “exponencial si conseguimos los objetivos que nos hemos marcado en materia de mecanización”, apunta.

 

Asegura el ingeniero agrónomo belga, Philippe Blanquet, que empezó en el mundo de la endibia en 1988 con un primer estudio en el que realizó un ‘Análisis fitopatológico sobre raíces de endibias’. Esa primera toma de contacto se prolongó, más tarde, durante una década en la que se convirtió en el responsable de producción de este producto en algunas de las empresas productoras más importantes a nivel mundial. Gracias a esa trayectoria, Blanquet decidió dar el paso y crear ‘Cichorium’, su propia empresa con el nombre científico de la planta que, precisamente, se ha convertido en el principal eje de su actividad y, en cierta forma, de toda su vida. Una empresa ubicada en el Vivero Agroalimentario de CEIN en Tudela.

¿Qué es Cichorium?

Es el mundo de la endibia. Desde la A hasta la Z.

¿Cómo surge la idea y qué te motiva a ponerla en marcha?

En 2007 me planteé como principal reto dar a conocer el conocimiento que había adquirido sobre la endibia como ingeniero y gracias a la labor que desarrollé como responsable de producción en algunas de las empresas productoras más importantes vinculadas a este producto.

Así, en un primer momento me marqué como objetivo conseguir cultivar la endibia sin pesticidas e impulsar su producción ecológica. Posteriormente, me centré en el tema de la mecanización del cultivo, es decir, reducir la mano de obra para producir un kilo de endibia. Hoy, la endibia se toca 3 o 4 veces a mano como mucho y el próximo reto que me he marcado es que solo se pueda tocar una única vez.

¿En qué momento se encuentra el proyecto y cuáles son vuestros planes de futuro?

Contamos con un plan estratégico en el que hemos definido hasta 5 líneas de negocio con las que pretendemos desarrollar la empresa. A partir de ahí, estamos en una fase de crecimiento que puede ser exponencial si realmente conseguimos los objetivos que buscamos en materia de mecanización.

 

 

EL VIVERO DE CEIN FACILITA TU VISIÓN EMPRESARIAL

 

¿Qué ha supuesto el Vivero de CEIN para vosotros?

Una ayuda, un cobijo, un sistema protector que nos permite reducir los costes, por un lado y, por el otro, desarrollar un plan de negocio, encuentros sectoriales, laboratorio, … En nuestro caso, además, podemos disfrutar de varios servicios sin necesidad de realizar ninguna inversión.

¿Cuál es el servicio que más valoráis y por qué?

Muchas veces el emprendedor está solo y le falta la visión en ciertos momentos. Pues bien, CEIN  te facilita esa visión. En concreto, nos pone en contacto con empresas externas que pueden hacer esa labor de ‘mentoring’ que resulta fundamental para tomar las decisiones estratégicas adecuadas y gestionar bien tu proyecto. Por otro lado, destacaría las ayudas económicas, que también son importantes.

¿Alguna recomendación para aquellos que quieran dar el paso y montar su propio negocio?

Mi mensaje no es tanto para el emprendedor como para todo lo que le rodea. En mi opinión, se debiera tener más cuidado entre el mensaje político que se está mandando y el mundo real. Porque, al final, poner en marcha una empresa es mucho más complicado de lo que parece. Cuidado con eso.

 

 

FICHA TÉCNICA

 

Año Fundación: Enero 2007

Fundadores: Philippe Blanquet

Sector: Agroalimentario

 

Suscríbete al sistema de notificaciones