Están en todos los sectores de actividad desde la industria a la tecnología, comercio y consultoría, en zonas urbanas y rurales, innovando socialmente y ofreciendo nuevos servicios a la población local. Muchas han optado por la fórmula de la microcooperativa de la que Navarra es una de la regiones pioneras y que, como explica Ignacio Ugalde presidente de ANEL, “destaca por su dinamismo”.

Son las empresas de Economía Social de reciente creación y una representación de las mismas explicaron su experiencia y qué les hace diferentes el pasado viernes en ANEL, entidad que les ha acompañado en su proceso de creación.

Navarra ha superado con un año de antelación los objetivos de creación de empresas de Economía Social contemplados en su Primer Plan Integral. En el mismo se planteaba la creación de 300 empresas de Economía Social de 2017 a 2020, es decir en cuatro años, y a cierre de 2019 ya se habían alcanzado las 324 nuevas cooperativas y sociedades laborales.

Estos datos fueron presentados en un encuentro con empresas de Economía Social de nueva creación celebrado en ANEL y en el que tomó parte Ignacio Ugalde, Presidente de esta entidad, y Miriam Martón Pérez, directora gerente del Servicio Navarro de Empleo/ Nafar Lansare (SNE/NL).

Se trata además de empresas que se han constituido con el acompañamiento de ANEL y que se caracterizan porque están generando “empleo estable, de calidad y arraigado en el territorio, a través de una gestión donde las personas son el centro”.

Estas nuevas cooperativas y sociedades laborales cuentan con 877 socios-trabajadores que son propietarios de las mismas, una cifra que también supera las previsiones.

Son emprendedoras y emprendedores que “han encontrado en este modelo una forma de hacer empresa horizontal, transparente y más igualitaria que encaja con sus valores”. Como explicó Ugalde, “no están solos. Desde ANEL trabajamos para que formen parte de una red empresarial potente y comprometida con su entorno, que a través de la cooperación les ayude a consolidarse, crecer y ampliar proyectos y mercados”.

Como indicó Ignacio Ugalde, Presidente de ANEL, “cabe destacar, además, el impulso a la creación de empresas de Economía Social en localidades y municipios pequeños, donde se están convirtiendo en un modelo de futuro que contribuye a que jóvenes y mujeres trabajen y vivan en el entorno rural ofreciendo nuevos servicios a las necesidades de la población”.

Empresas participantes en el encuentro de ANEL

Presentaron su experiencia las siguientes empresas que han optado por el modelo cooperativo para desarrollar actividades innovadoras o ofrecer una nueva forma gestionar actividades en sectores maduros.

Así nos encontramos con las microcooperativas Sumanlab, dedicada a la fabricación y mantenimiento de material de laboratorio; Txiribuelta una empresa centrada en el servicio de acompañamiento a personas con necesidades de apoyo complejas. Además, como empresa tecnológica se presentó la microcooperativa de desarrollo de multiplataformas, consultoría y formación Mueve la E.

Por su parte, The Home tiene como objeto social la hostelería, así mismo Beriain Food cuyo proyecto de restauración incorporará una huerta ecológica y espacios para los más pequeños. La Churrería de Adriana renueva una actividad tan tradicional como es la elaboración de churros, mientras que Nire Mundua es una agencia de viajes “de persona a persona”. Por su parte, Burro e Salvia ha inaugurado unos locales donde elaborar comida sana precocinada e impartir formación en cocina.

 

Suscríbete al sistema de notificaciones