España fue el país de la UE-27 que más autónomos perdió durante 2011 en términos absolutos, concretamente 107.800 autónomos, lo que supuso un descenso del 3,7%. En términos relativos, los países que más autónomos perdieron fueron Estonia (-12,1%), Bulgaria (-10,6%) y Portugal (-9,7%).

Según datos de Eurostat, a 31 de diciembre de 2011, valorados por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, la pérdida de autónomos se aleja mucho de los crecimientos registrados en países similares a España como Holanda (+3,3%), Alemania (+2,7%), Reino Unido (+2,6%) y Francia (+1,2%). En valores absolutos, España lidera la pérdida de autónomos en Europa, al perder, en 2011, 107.800 trabajadores por cuenta propia, mientras que en el conjunto de la Unión Europea, el número de emprendedores en 2011 disminuyó en 203.200 autónomos. Es decir, uno de cada dos autónomos que perdió Europa a lo largo del pasado año –el 52,9%– era de origen español.

El análisis muestra cómo únicamente 11 de los 27 países analizados registraron un crecimiento en el número de trabajadores autónomos: Luxemburgo (+10,5%), Letonia (+9,9%), Finlandia (+4,2%), Holanda (+3,3%), Alemania (+2,7%), Reino Unido (+2,6%), República Checa (+2,4%), Lituania (+2,1%), Francia (1,2%), Eslovaquia (+1,2%), y Polonia (+0,3%)

Los 16 países restantes registraron al cierre de 2011 pérdidas en cuanto al número de autónomos. En términos relativos, las mayores pérdidas de autónomos las registraron Estonia (-12,1%), Bulgaria (-10,6%), Portugal (-9,7%), Chipre (-7,3%), Eslovenia (-6,7%), con pérdidas superiores al 6%, y un ritmo diez veces superior a la media europea (-0,6%).

Autónomos empleadores: en España descienden un -10,8%; en la UE, -3%

Al estudiar el comportamiento de los autónomos empleadores en la Unión Europea, se comprueba que mientras los autónomos empleadores descienden un 3%, los no empleadores registran un crecimiento del 0,4%.

El comportamiento registrado en España sigue la misma tendencia que en el resto de la UE, aunque la pérdida de autónomos empleadores ascendió hasta el -10,8%, frente a tan sólo el crecimiento del 0,1% de los no empleadores.

Cabe destacar que únicamente siete países ven crecer el número de autónomos que tienen, al menos, a un trabajador a su cargo: Lituania (+4,5%), Polonia (+1,8%), Francia (+1,7%), Austria (+1,4%), Alemania (+1,1%), Finlandia (+1%) y Reino Unido (+0,2%).

De nuevo, en términos absolutos, España lidera la pérdida de este colectivo (-109.600 autónomos en 2011), y registran un descenso del -10,8%, una pérdida que triplica a la registrada, de media, en la Unión Europea (-3%).

Los mayores descensos –por encima de la barrera del 10%– en cuanto a autónomos empleadores los registraron: Estonia (-20,1%), Bélgica (-15,9%), Bulgaria (-14,5%), Luxemburgo (-11,4%), Grecia (-11,2%) y España (-10,8%)

Autónomos no empleadores: aumentan en 14 de los 27 países de la UE.

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos, ATA, también realiza la evolución de los autónomos que no tienen empleados a su cargo a lo largo de 2011. De ello, se comprueba como este colectivo registra un mejor comportamiento que el de los empleadores, y son 14 de los 27 países analizados los que logran registrar crecimientos, hasta cerrar el año con un total de 86.650 nuevos autónomos sin asalariados, lo que en términos relativos se traduce en un crecimiento del +0,4%.

España también logra cerrar el año en positivo, con un total de +1.800 emprendedores y un ligero crecimiento del +0,1%. Malta, por su parte, mantiene el número de autónomos no empleadores a lo largo de todo el año (15.000 trabajadores por cuenta propia).

Prácticamente todos los países de nuestro entorno – salvo las intervenidas Grecia (-2,9%) y Portugal (-11,1%) – lograron cifras positivas: Alemania (+3,9%), Reino Unido (+3,2%), Holanda (+4,8%), Dinamarca (+1,5%) y Francia (+0,9%).

Siete de cada diez autónomos en Europa no tiene trabajadores a su cargo

Al segregar los datos de autónomos en Europa entre empleadores y no empleadores, el análisis realizado por ATA muestra como el peso de los autónomos que no tienen trabajadores a su cargo es muy superior al que tiene, al menos, un empleado: siete de cada diez autónomos (el 71,4%), son autónomos que trabajan solos, sin trabajadores, frente a únicamente el 28,6% que tiene algún trabajador a su cargo.

En todos los países de la UE analizados, el peso de los autónomos sin empleadores es mayor que el que sí tiene trabajadores. España se sitúa con un porcentaje ligeramente inferior a la media europea, con el 68,2% de autónomos no empleadores frente al 31,8% de los que sí tienen trabajadores a su cargo.

Los países con mayor porcentaje de autónomos no empleadores sobre el total de autónomos son: Rumania (94% no empleadores, 6% empleadores), Reino Unido (81,8% no empleadores; 18,2% empleadores), República Checa (79,89% no empleadores, 20,1% empleadores), Polonia (78% no empleadores, 22% empleadores) y Grecia (75,9% no empleadores, 24,1% empleadores), países, todos ellos donde más de tres de cada cuatro autónomos no tienen trabajadores a su cargo.

En el sentido opuesto, los países donde los autónomos empleadores tienen mayor peso (sin superar al de los no empleadores) son: Hungría (45,7% del total), Alemania (42,5%), Austria (42%) y Francia (40,6%).

En España, los autónomos representan el 16,1% de la población ocupada

Del total de población ocupada a 31 de diciembre de 2011 en los 27 países de referencia, el 15,3% son trabajadores por cuenta propia. España se sitúa por encima de esa media, donde los autónomos representan el 16,1% del total de población ocupada: de los 17.645.900 trabajadores con los que cuenta España al cierre de 2011, únicamente 2.838.700 son autónomos.

Superando la media europea se situaron también Grecia, donde los autónomos representan el 32,2% de su población ocupada, Francia (23,2%), Portugal (21,5%), Rumania (20,8%), República Checa (18,1%), Italia (16,3% del total de población ocupada), Irlanda (16,2%) y Eslovaquia (16% del total de la población ocupada), situándose el resto de los países por debajo de la media europea.

La menor proporción de trabajadores autónomos respecto al total de población ocupada la registran Estonia (7,6%), Dinamarca (9,1%), Lituania (9,3%) y Luxemburgo (9,5%) países en donde los autónomos no alcanzan el 10% del total de la población ocupada.

España concentra al 8,7% de los autónomos europeos

De los 32.798.70000 trabajadores por cuenta propia registrados en Europa, únicamente tres países concentran a cuatro de cada diez (42,1%) de los autónomos de toda Europa: Italia (5.232.800 autónomos, 16,1% del total), Alemania (4.373.100, 13,4%) y Reino Unido (4.090.400, 12,6% del total).

España, por su parte, concentra al 8,7% de los autónomos europeos. De los 27 países analizados, los que menor peso tienen, en cuanto al número de trabajadores por cuenta propia son Luxemburgo (+0,06%), Malta (0,1%), Estonia (0,1%), Chipre (0,2%), Letonia (0,3%), Eslovenia (0,4%) y Lituania (0,4%), donde los autónomos no alcanzar el 0,5% del total de la Unión Europea.

Fuente:
ATA NAVARRA (Asociación de Trabajadores Autónomos de Navarra)