La atención a las personas descolla por su capacidad para generar ocupación. Solo en el último año, estas actividades han sido capaces de generar medio millar de nuevos puestos de trabajo.

Pamplona. No todos los sectores económicos son un erial. Algunos resisten e incluso crecen durante los ya casi cuatro años de crisis económica. Y no se trata precisamente de actividades que usen una tecnología puntera o se enfoquen a la exportación. La salud, la asistencia a las personas y la educación han logrado crear cerca de 3.000 nuevos empleos en Navarra en un momento en que la destrucción neta de puestos de trabajo se acerca ya a los 20.000, según los datos de afiliados a la Seguridad Social.

Y, entre ellos, descollan las actividades ligadas a la salud y a la asistencia de una población cada vez más envejecida y cada vez, a pesar de las dificultades económicas, más preocupada por su bienestar. Estas actividades han creado unos 4.700 empleos en la última década, de la mano de estos factores y del aumento de las ayudas públicas, algunas de ellas hoy recortadas. La puesta en marcha de la ley para la Dependencia, pese a contar con menos financiación de la prevista, ayudó entre 2008 y 2010 a que este sector generase unos 2.000 empleos en Navarra. Incluso en el último año, con el paro rompiendo máximos y el consumo por los suelos, salud, asistencia y educación se las ingeniaron para crear unos 500 nuevos puestos de trabajo. Junto a ello, las actividades relacionadas con la belleza y la estética han registrado en la última década un notable crecimiento, frenado en el último año como consecuencia de la menor renta disponible.

Esta evolución explica, junto al desplome de sectores enteros (la construcción perdió 12.000 de los 33.000 empleos) y el recorte emprendido por la industria a finales de 2008 y 2009 (7.000 empleos), la masculinización del paro. Buena parte del empleo creado en salud, bienestar y educación ha sido ocupado por mujeres, cuya tasa de paro es en estos momentos prácticamente igual a la de los hombres. Y confirma lo que numerosos expertos vienen afirmando desde hace años: los sectores con mayor potencial de creación de empleo existen, no hay que inventarlos, y son aquellos que están ligados a la atención de las personas.

Las TIC aportan

No son las únicas áreas que han conseguido crecer en los últimos años. El propio Instituto Nacional de Estadística destacaba la evolución en el último año de los “servicios ligados a las tecnologías de la información y las comunicaciones”. Se trata, en cualquier caso, de un subsector pequeño, que no llega a los 2.000 empleos, si bien cuenta con algunas empresas con cierto potencial de crecimiento.

Dentro de la industria, también hay algunas actividades que han logrado crecer a pesar del entorno negativo. Al margen de la automoción, cuyo volumen se encuentra condicionado a los vaivenes de Volkswagen, industrias más pequeñas como la del plástico y el caucho registraron un leve aumento del empleo (apenas un centenar de puestos), superior en cualquier caso al de la industria química, el otro subsector industrial que crece. Empresas como Cinfa o 3P Biopharma., esta última mucho más pequeña, han contribuido aumento del empleo en este sector.

El resto de actividades ha aportado muy pocas buenas noticias en los últimos años. Casi todos perdieron empleo (más de 2.000 de nuevo en la construcción) con una destrucción neta de 1.900 puestos de trabajo en el conjunto de actividades.

Toda la información de Navarra en www.noticiasdenavarra.com.