Desde que España entró en crisis, en 2008, el total de trabajadores inmigrantes en España ha descendido en un 18,5% de media. El régimen que más ha acusado esta pérdida desde marzo de 2008 es el Régimen General que ha restado 331.384 trabajadores foráneos (-19,8%). Además el número de autónomos extranjeros ha descendido en un 10,4%, pasando de 233.476 trabajadores con cuenta propia no nacionales en marzo de 2008 a 209.304 autónomos foráneos en marzo de 2012. Una resta que da en cifras absolutas una pérdida de 24.172 emprendedores.

Por otro lado, de los 3.050.798 autónomos afiliados al RETA en marzo de 2012, únicamente 209.304 son autónomos extranjeros, lo que representa un 6,9% sobre el total del RETA.

De marzo de 2008 a marzo de 2012 sólo los empresarios de nacionalidad china han crecido en número de cotizantes al RETA. En cuatro años han pasado de ser 21.261 a 37.084 autónomos chinos, con un incremento porcentual del 74,4% del total de cotizantes foráneos. El otro lado de la moneda lo representan los autónomos de nacionalidad rumana que han descendido en estos cuatro años que analiza el estudio de ATA un 51,6%. Importantes son también las pérdidas de trabajadores por cuenta propia nacidos en Ecuador (-38%), Portugal (-26,8%), Reino Unido (-21,6%), Colombia (-20,6%) o Argentina (-20,2%).

Por comunidades autónomas cabe destacar la pérdida de cotizantes foráneos en términos porcentuales durante estos cuatro últimos años en La Rioja (-36,5%), Aragón (-32,6%), Castilla la Mancha (-30,2) Cantabria (-28%) y Castilla y León (-21,7%). Madrid (-10,5%) y Comunidad Valenciana (-19,3%) también has visto descender considerablemente en estos cuatro años las personas de otras nacionalidades que cotizar en el Régimen General de Trabajadores Autónomos. No así Cataluña que ha recibido nuevos emprendedores foráneos (+2,4%), Galicia (+2,8%), Extremadura (+11,3%) y Ceuta y Melilla que superan con creces el resto de cifras porcentuales con crecimientos relativos al 19 y 31,1 por ciento respectivamente.

En términos absolutos, y continuando con el análisis elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos–ATA, por comunidades destacan los 6.895 emprendedores extranjeros menos con los que cuenta desde 2008 la Comunidad Valenciana, la pérdida de 4.238 autónomos foráneos de Madrid y la de Aragón (-2.966) y Andalucía (-2.420). Sumada la cifra de estas 4 regiones podemos ver que juntas suponen el 68,3% de la pérdida de empresarios de nacionalidad no española en los últimos cuatro años (-16.513 autónomos foráneos). Las cifras positivas son para Cataluña (+1.014), Extremadura (+178), Galicia (+133), Melilla (+ 115) y Ceuta (+35). En estos cuatro años de crisis el número de autónomos extranjeros en el País Vasco apenas a variado (-5).

Por provincias reseñar la bajada de cotizantes extranjeros en Segovia que ha visto como uno de cada dos de sus autónomos foráneos se daba de baja en la actividad que realizaban (-51,8% de emprendedores extranjeros). Sin salir de Castilla y León se observa la bajada de un 42,6% en los cotizantes extranjeros y en Burgos del -36,5%. Destacables son también en Cataluña las cifras negativas de Lérida (-34,9%) y Tarragona (-21,8%), sólo compensadas por el 12,4% de aumento de la cotización por parte de autónomos extranjeros que se ha producido desde marzo de 2008 en Barcelona. Como una buena señal citar el incremento de trabajadores por cuenta propia de otras nacionalidades en Jaén (+29,8%), Lugo y Cáceres (ambas +22,1%) y Palencia (+15,2%).

Si diferenciamos entre empresarios comunitarios y no comunitarios, según el análisis elaborado por ATA, destaca que procedentes de países de la Unión Europea, el 27,3% de los autónomos han dejado de realizar su actividad en estos cuatro años (2008-2012). La mitad de los empresarios inmigrantes europeos comunitarios que se habían establecido en La Rioja (-53,7%), Aragón (-52,3%), Cantabria (-51,6%) y Castilla la Mancha (-51,5%) han dejado de cotizar en el RETA. Lo mismo que un tercio de los emprendedores de países de la UE que realizaban su actividad en Castilla y León (-39,9%), Madrid (-34,4%), Comunidad Valenciana (-32,9%) y Murcia (-30%).

Sin embargo el valor porcentual de los afiliados autónomos extranjeros procedentes de países no comunitarios ha subido en todas las comunidades españolas con la única excepción de La Rioja que ha perdido un 0,4% de sus emprendedores foráneos no comunitarios. El incremento del 36% en País Vasco, 31,4% en Extremadura, 29,5% en Asturias, 22,4% en Cataluña o del 20,2% en Madrid, entre otras, arroja una media de incremento de cotizantes extranjeros no comunitarios desde marzo de 2008 de un 16,6%.

Cuando analizamos la evolución de los autónomos inmigrantes según su género y no su procedencia, en España desde marzo de 2008 hasta hoy podemos deducir que es debido a la iniciativa de las mujeres emprendedoras, que la cifra de trabajadores por cuenta propia extranjeros no ha descendido de manera más acusada. Los varones que dejaron de cotizar al RETA fueron en números absolutos desde que comenzó la crisis 33.436, un 19,9% del total de autónomos varones foráneos. Sin embargo las mujeres que se afiliaron al Régimen de Autónomos fueron 9.264, para sumar un total de 74.629, un 14,2% más de las que cotizaban en marzo de 2008.

Una de las razones por las que ha descendido de manera tan acusada la cifra de autónomos varones extranjeros sea, posiblemente, que la construcción ha sido uno de los sectores que peor ha capeado la crisis desde marzo de 2008. Un 53,7% de los trabajadores inmigrantes que desarrollaban su actividad en este sector se han visto abocados a dejarla, un total de 33.235 autónomos en 4 años. El siguiente sector que más se ha visto afectado ha sido el de actividades administrativas con un descenso de un 29,2%. Completa la tabla de descenso en las cotizaciones agricultura (-19,5%), actividades artísticas (-8,6%), actividades inmobiliarias (-6,2%), industria (-4,2%), actividades financieras (-2,6%) y las actividades sanitarias (-1%). En los últimos cuatro años, sin embargo, el sector de la información y la comunicación ha crecido en afiliados al RETA en un 16,9%, seguido del sector del comercio (+16,1%), hostelería (+10,3%) y de la educación (+9,5%)

Fuente:
ATA NAVARRA (Asociación de Trabajadores Autónomos de Navarra)