Todas las comunidades autónomas crecieron en 2011 según un estudio de FUNCAS, que destaca que la que más lo hizo fue Castilla y León, con un aumento de su PIB del 0,97, por delante de Navarra, que aumentó en un 0,86 por ciento.

El último número de los cuadernos de información económica de la Fundación de las Cajas de Ahorro (FUNCAS) dedicado a “2011: Débil y dispar crecimiento económico”, destaca ese avance, mayor en la zona norte y en Madrid, mientras que en 2010 todas las autonomías tuvieron unos registros negativos.

En rueda de prensa, el director general de FUNCAS, Carlos Ocaña, se ha referido al “momento de ajuste” que vive España, que es más intenso en las comunidades donde hubo “burbuja inmobiliaria”, especialmente las del sur y la costa mediterránea.

El estudio precisa que el aumento del PIB a precios de mercado en 2011 para el conjunto de España fue del 0,49 por ciento.
Todas las autonomías experimentaron crecimientos positivos, si bien, Navarra (0,86), Canarias (0,85), La Rioja (0,85), Cantabria (0,78), País Vasco (0,67), Galicia (0,57), Asturias (0,56), Madrid (0,54) y Cataluña (0,53) lo hicieron por encima de la media.

Por el contrario, Baleares (0,44), Comunidad Valenciana (0,38), Aragón (0,30), Murcia (0,27), Andalucía (0,18), Castilla-La Mancha (0,18) y Extremadura (0,11), lo hicieron por debajo.

Tras añadir que los datos aún son provisionales, el jefe de gabinete de Economía regional de FUNCAS, Pablo Alcaide, ha atribuido al sector agrario la subida de Castilla y León.

Así, el comportamiento de la agricultura y pesca varió entre el fuerte crecimiento del 4,2 por ciento en esta comunidad al descenso del 11,7 del País Vasco.
Andalucía, Castilla-La Mancha, Murcia, Extremadura, Galicia, Navarra, Comunidad Valenciana y Cataluña registraron un crecimiento agropesquero superior al 1 por ciento.

La actividad del sector energético tuvo un moderado crecimiento y destaca el de Castilla y León, con una tasa de aumento real del 7,5 por ciento.

Sólo Asturias alcanzó una tasa de crecimiento superior a la media nacional del 1 por ciento, en la que se situó Andalucía, mientras que el resto subieron entre el 0,1 y el 0,7 por ciento.

La industria manufacturera aumenta en el conjunto de las comunidades, salvo Baleares con un descenso del 1,4 por ciento, en tanto que Andalucía y Asturias tuvieron unos crecimientos moderados del 1,5 y 1,6 por ciento, respectivamente, mientras Extremadura alcanzó un apreciable crecimiento real del 3,3.

La construcción continuó en 2011 con el deterioro de años anteriores, con una tasa media de decrecimiento del 4,79, que llegó al 5,32 en el País Vasco y, únicamente, La Rioja logró crecer.

Según el estudio, el sector de servicios privados registró una tasa de crecimiento del 1,02, con variaciones que van desde el 1,87 de Canarias al 0,62 de Aragón.
La evolución de los servicios públicos, a pesar de la contención del gasto en la última parte del año, también es positiva, con tasas reales de crecimiento en todas las comunidades.