Caen un 6% los afiliados al régimen general y de autónomos. Los navarros que residen en el extranjero aumentan un 27,4% en cuatro años.

pamplona. Navarra ha perdido 14.682 cotizantes a la Seguridad Social desde 2008 por una disminución de las altas motivada por la destrucción de empleo y la falta de generación de nuevos puestos de trabajo, la migración a otros países de personas que componen la población activa y al menor número de jóvenes que deben comenzar a trabajar por el descenso de la natalidad. La bajada de afiliaciones supone un 5,3% en estos cuatro años, un punto por debajo de la media nacional -situada en el 6,5%, con 1,19 millones de afiliados menos en España-.

El mal dato coincide con el cierre del ejercicio de 2011 en números rojos de la Seguridad Social, un hecho que no se había producido en la última década. De esta forma, el sistema contrajo un déficit de 668 millones de euros, un 0,06% del PIB, frente a la previsión de un superávit del 0,4% del Gobierno de Zapatero.

Durante la crisis, la caída de las afiliaciones en la Comunidad Foral se concentra en el régimen general y en el de autónomos, donde se ha producido una bajada del 5,9% y 6,2% respectivamente desde 2008 (véase el gráfico adjunto). Ambas categorías aglutinan el grueso de los cotizantes en Navarra, el 96,2% del total.

En cambio, los otros dos regímenes minoritarios, el agrario y el del hogar, han aumentado sus afiliados en los últimos cuatro años: un 13,9% el del sector agrícola -597 más- y un 16,5% el de empleadas de hogar -667 más-. Además esta última actividad verá crecer sus afiliaciones tras la nueva normativa que entró en vigor el 1 de enero por la que se deben dar de alta todas aquellas personas que desempeñen esta tarea.

La crisis ha mermado la entrada de nuevos cotizantes necesarios para equilibrar el mantenimiento del actual sistema de pensiones, entre los que se encuentran los extranjeros. Este colectivo también ha perdido presencia y ha bajado la afiliación un 8,2% en cuatro años, de los 30.147 en 2008 a los 24.641 ahora. A esto se une la huida de cerebros de la comunidad a otros países. Desde el inicio de la crisis, los navarros que han emigrado han aumentado un 27,4%, según el Censo Electoral de Residentes Españoles en el Extranjero del Instituto Nacional de Estadística. Y es que en un periodo donde la búsqueda de trabajo se complica en el mercado nacional, los navarros también optan por emprender fuera. Cabe recordar, la avalancha de información que solicitaron los jóvenes ingenieros, arquitectos o médicos de Navarra cuando la canciller Merkel anunció el pasado febrero la necesidad de contratar a personal cualificado español en su país.

En estos cuatro años, 3.901 navarros mayores de 18 años han elegido un nuevo destino laboral, principalmente a Francia, Alemania, Reino Unido, EEUU, México o Argentina.

Formación para desempleados

El descenso de los cotizantes coincide con una cifra récord de parados en Navarra, 46.946. Este aumento de las listas de desempleo y la cada vez mayor demanda de formación por parte de las personas que desean acceder a un puesto de trabajo han llevado al Servicio Navarro de Empleo a introducir cambios en su oferta formativa para poder atender a más personas que en 2010, informó ayer Efe . En 2011, fueron atendidos unos 11.000 desempleados y en 2012 se pretende llegar a entre 13.000 y 15.000. El director gerente del SNE, José Javier Esparza, lamentó que con los mismos recursos “desgraciadamente tenemos que dar respuesta a más gente”.

En el ámbito de la formación, se distingue, por un lado, la formación continua que es gestionada por la CEN, UGT y CCOO, que contempla que el 40 % de los participantes pueden ser desempleados. Al respecto, Esparza señaló que se ha instado a esos agentes sociales a acercarse lo máximo posible a ese porcentaje, para dar cabida en sus cursos al mayor número de parados.

En cuanto a la convocatoria específica de formación para desempleados que gestiona el SNE, dijo que se ha modificado la regulación de forma que “se puntúa más a quienes, al mismo precio, admiten a un mayor número de alumnos, sin superar el ratio, ni afectar por tanto a la calidad”. Con el esfuerzo de los agentes sociales para acoger a más desempleados en sus cursos y la modificación de los cursos específicos para parados confían en poder atender este año a 2.000 o 3.000 personas más.

Según los datos facilitados por el SNE, en 2011 se impartieron 216 cursos dirigidos preferentemente a desempleados a los que asistieron 3.132 personas y este año se prevé impartir 223 con 3.256 plazas.

Toda la información de Navarra en www.noticiasdenavarra.com