Pese al buen dato registrado en el Régimen General, Navarra es junto con País Vasco y Rioja, las únicas comunidades que han perdido afiliación en el Régimen de Autónomos.

Ni la Semana Santa ni las previsiones positivas para la primavera y el verano han podido favorecer el crecimiento del número de activos en nuestra Comunidad, perdiendo 8 trabajadores, y situándose en 45.740 trabajadores.

A nivel estatal se ha incrementado en 6.474 trabajadores autónomos durante el mes de abril, lo que se traduce en el tercer mes consecutivo con incrementos notables en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social, aunque los aumentos no llegan a los registrados en el mismo periodo del año pasado, cuando en abril hubo un incremento neto de 8.719 activos.

El 32% del aumento total de afiliación en el RETA en este mes corresponde al sector del comercio (+2.702) y el 66% de la subida lo registra la hostelería (+4.270), ambos favorecidos por el periodo vacacional de Semana Santa. Entre estos dos sectores registran el 98% del total del incremento de afiliación al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social durante el mes de abril.

En el lado contrario de la balanza se sitúan los sectores de la construcción, que parece que todavía no ha tocado suelo y se deja el pasado mes 1.360 afiliados, y el transporte, que vuelve a perder activos y resta 284.

Todas las Comunidades Autónomas han incrementado el número de autónomos salvo País Vasco, que pierde 161 afiliados; Navarra, que se deja 8 y La Rioja que registra un descenso de 10 activos. En el lado contrario, precisamente por el efecto ya indicado de la Semana Santa, están Baleares, con un incremento de 1.918 y Andalucía, que ha registrado un aumento de 1.725 afiliados durante el pasado mes, lo que supone el 56% del aumento neto total.

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) considera que esta evolución es positiva, aunque será necesario estudiar la evolución en los siguientes meses, tradicionalmente también favorables hasta la llegada del verano, aunque no se puede ser optimista hasta que no sean positivos los datos interanuales, que actualmente siguen sumando una pérdida de 41.035 autónomos en términos absolutos.

El secretario General de la Organización, Sebastián Reyna considera que “hay que ser muy prudente” en la valoración del dato, pero efectivamente puede ser un cambio cualitativo, tanto por el número como por el valor de los sectores en alza. Es posible que realmente el trabajo autónomo pueda empezar ya a tirar de la actividad económica, como ha hecho históricamente en todas la épocas de crisis, “pero necesita el impulso y el apoyo que los Gobiernos ofrecen, pero que nunca llegan a aplicar”, afirma el secretario general de UPTA.