Los jóvenes, principales afectados por el problemas del desempleo, solicitan que gobiernos y empresarios inviertan esfuerzos y capital en la creación de empleos, según un informe de Naciones Unidas presentado este lunes.

“Empleo de jóvenes: Perspectivas de los jóvenes sobre la búsqueda de trabajo conveniente en un mundo que cambia”, es el título del informe de la ONU, que se hizo mediante encuestas utilizando las nuevas tecnologías y las redes sociales.

Los más de 1.100 chicos y chicas que participaron durante las cuatro semanas que duró la encuesta están a punto de acabar su ciclo formativo y quieren entrar en el mundo del trabajo o están teniendo su primera experiencia laboral.

El informe revela que los jóvenes están inquietos por la calidad y la pertinencia de sus estudios para encontrar un empleo, pero sobre todo por la falta de trabajo.

Según los datos de la OIT, en 2011 74,8 millones de jóvenes estaban desempleados, 4 millones más que en 2007, y cerca de 152 millones de jóvenes trabajadores viven en hogares donde se subsiste por debajo del umbral de la pobreza.

Otros asuntos de preocupación citados por los jóvenes es la vulnerabilidad del empleo, la migración de la mano de obra, los matrimonios aplazados, la oposición campo-ciudades, así como las discriminaciones por edad, sexo y raza.

“Constatamos que, a causa de su situación en materia de empleo, los jóvenes retrasan el momento de casarse y de tener hijos, reducen el tamaño de su familia y se ocupan más de sus padres. Muchos jóvenes tienen que volver a casa de sus progenitores, o comparten casa para reducir sus gastos”, señala el informe.

El dossier destaca también las diferencias entre géneros: en 2010, el 56,3 por ciento de los hombres jóvenes participaban de la población activa, frente a un 40,8 de las mujeres.

En 2010, la tasa de desempleo mundial entre las chicas era de 12,9 por ciento, frente al 12,5 por ciento de los chicos.