Mayo cierra con 1.356 desempleados menos en la mayor rebaja de la última década. En el conjunto del Estado, por el contrario, el paro cae debido a la campaña veraniega, pero lo hace menos que en 2011.
Pamplona.En mitad de la tormenta, mayo dejó ver un rayo de luz en Navarra. El mes cerró con 1.356 parados menos, el mayor descenso de la última década en términos absolutos, propiciados por el buen comportamiento de las actividades relacionadas con la agricultura, la ganadería y su industria asociada. Entre ambas actividades, sometidas a una fuerte estacionalidad, redujeron el desempleo en 396 personas, casi una tercera parte del total.El descenso, importante en términos absolutos, hay que encuadrarlo en cualquier caso dentro del exorbitante número de parados que baja por primera vez este año de los 50.000 (49.549), pero que sigue condenando a relacionarse con el Inem a 6.777 personas más que hace un año (un 15,84% más). Queda, por lo tanto, muy lejos, la creación de empleo neta, un sueño que parecía más cercano hace ahora un año, cuando el crecimiento interanual del desempleo apenas rondaba el 2,6%. El nuevo crack del pasado verano rompió aquellas perspectivas.Las actuales parecen menos malas que el pasado invierno, al sumar ya Navarra tres meses consecutivos de descensos en el paro, pero se encuentran condicionadas por la fuerte estacionalidad. Y no pueden olvidar que el dato español, pese a un descenso de 30.113 personas, no puede ser considerado en absoluto bueno: la caída a nivel nacional es inferior a la de 2010 y 2011 y muestra la extrema debilidad del mercado de trabajo, que ofrece pocos síntomas de mejoría. La contratación mejoró en Navarra respecto a abril, pero empeora sensiblemente respecto a 2011, con 2.507 contratos menos firmados. Con 1.590 afiliados más, la Seguridad Social reprodujo y amplió el descenso del desempleo en otro buen síntoma.

No solo la agricultura y su industria asociada propiciaron el descenso del desempleo de mayo. Pero encontraron compañía en la construcción (233 parados menos) y en el resto de la industria (318 desempleados menos), así como en el variado sector servicios, que redujo la desocupación en 488 personas, de los que 91 encontraron acomodo en la hostelería. La automoción redujo el paro en 146 personas.

Pero, al margen de los datos aislados, todavía insuficientes para marcar cualquier tendencia, el servicio de estudios de la Cámara de Comercio advertía de que el “negativo entorno” impide que se diluya “la preocupación”. “El mercado laboral empeora debido a las previsiones de crecimiento y los nuevos recortes anunciados por el Gobierno foral como consecuencia de la caída en los ingresos”.

Muy claro fue también José Antonio Sarría, quien apuntó al sector financiero como la clave para la recuperación. “En tanto en cuanto la empresa no pueda crecer, difícilmente vamos a salir de este problema”, dijo Sarría quien ligó el crecimiento al regreso del crédito y dijo que para ello es necesario que “termine de una vez por todas la reforma de las entidades financieras, que se está haciendo tarde y mal”.

Mal dato español

Los 1.356 parados menos supusieron, en términos porcentuales, el tercer mayor descenso entre las comunidades, tras Baleares, ya iniciando la campaña turística, y La Rioja. Pero, tomados, con más distancia, los datos interanuales dejan a Navarra peor parada, con un aumento del 15,84%, que supera en 3,3 puntos la media nacional. En los 12 últimos meses, solo Cataluña, Valencia, Baleares, País Vasco presentan incrementos inferiores a los dos dígitos.

En el caso del conjunto de las autonomías, se trata del segundo mes consecutivo de bajada en lo que va de año, mientras que para las afiliaciones es su tercer mes seguido de alzas. Sin embargo, en ambos casos, la mejora registrada es inferior a la del mismo mes de 2011. Así, el desempleo en mayo de 2011 bajó en 79.701 personas (30.113 este año) y la afiliación creció en 117.990, frente a los 77.431 del mes pasado.

Toda la información de Navarra en www.noticiasdenavarra.com