La inflación en España bajó en diciembre cinco décimas respecto al mes anterior y cerró 2011 en el 2,4 %, debido fundamentalmente a la caída de los precios del transporte, y de las bebidas alcohólicas y del tabaco. Esta cifra supone la tasa más baja desde noviembre de 2010, cuando la inflación se situó en el 2,3%.

De acuerdo con los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de inflación subyacente -que excluye la evolución de los precios de la energía y los alimentos- disminuyó dos décimas en diciembre y se situó en el 1,5 %.

La tasa mensual del IPC coincide con el indicador adelantado publicado el pasado 30 de diciembre.

En cuanto a la evolución anual de los precios, además del transporte (que bajó más de dos puntos y se situó en el 4,9 %), el grupo con mayor repercusión fue el de bebidas alcohólicas y tabaco, que registró una tasa del 4,2 %, más de seis puntos por debajo de la de noviembre.

El grupo que sí subió fue el de ocio y cultura, que en diciembre sumó nueve décimas más que en noviembre, lo que le llevó a cerrar el año en el 1,3 %.

Esta variación se explica principalmente por el incremento de los precios del viaje organizado, así como de los servicios recreativos y deportivos en diciembre.

En lo que respecta a la evolución mensual, en diciembre la tasa fue del 0,1 %.

Los grupos que más influyeron en la subida mensual fueron ocio y cultura (su tasa mensual fue del 2,2 % por el aumento de los precios del viaje organizado, algo habitual en diciembre), alimentos y bebidas no alcohólicas (con una tasa mensual del 0,3 %).

Por el contrario, los que bajaron en diciembre fueron vestido y calzados (el 1,4 % por la campaña de rebajas de invierno), y transporte (el 0,2 %, por el descenso de los precios de los carburantes y lubricantes).

El INE también difundió hoy el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA), que cayó cinco décimas respecto al mes anterior y cerró 2011 en el 2,4 %.

Esta tasa fue una décima superior a la avanzada el pasado 30 de diciembre, precisó el INE.

Por encima de la media del 2,4 % se situaron Asturias, Castilla y León, y La Rioja (todas con el 2,7 %), seguidas de Castilla-La Mancha y Navarra (ambas con el 2,6 %), Cataluña, Galicia y Madrid (2,5 %).

En la media se quedaron Aragón, Extremadura y País Vasco, mientras que por debajo se situaron el resto de las comunidades autónomas.

Con el IPC de diciembre se activan las cláusulas de revisión salarial de los convenios colectivos, previstas para cuando la tasa de inflación supera a la previsión pactada por empresarios y sindicatos.

Navarra termina el 2011 con una inflación del 2,6 %

Navarra ha terminado el 2011 con una inflación del 2,6 %, por encima de la media nacional que se ha situado en el 2,4 %. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, la tasa de variación anual se ha situado en Navarra en diciembre en el 2,6 %, dos décimas por encima del mes anterior.

En el conjunto del Estado la inflación ha bajado en diciembre cinco décimas respecto al mes anterior y ha cerrado el año en el 2,4 %, debido fundamentalmente a la caída de los precios del transporte, y de las bebidas alcohólicas y del tabaco.

En la Comunidad foral los grupos que más han influido en la subida del IPC han sido la vivienda (6,3 %) y el transporte (4,7 %).

A ellos les siguen el grupo de bebidas alcohólicas y tabaco (4 %), otros (3,9 %), enseñanza (3,4 %), alimentos y bebidas no alcohólicas (2,4 %), menaje (2,2 %), hoteles, cafés y restaurantes (1,1 %), ocio y cultura (1 %) y vestido y calzado (0,6 %).

Los dos únicos grupos en los que se han registrado descensos han sido los de comunicaciones (1,6 %) y medicina (0,6 %).

Además de Navarra, por encima de la media del 2,4 % se han situado Asturias, Castilla y León, y La Rioja (todas con el 2,7 %), Castilla-La Mancha (2,6 %), Cataluña, Galicia y Madrid (2,5 %).

En la media se han quedado Aragón, Extremadura y País Vasco, mientras que por debajo se han situado el resto de las comunidades autónomas.

Con el IPC de diciembre se activan las cláusulas de revisión salarial de los convenios colectivos, previstas para cuando la tasa de inflación supera a la previsión pactada por empresarios y sindicatos.