La inflación crece un 1,3% en abril por el alza del vestido, la Semana Santa y combustibles. Los empresarios proponen reducciones de sueldos y paralizan las renovaciones de convenios al ampararse en la reforma.

Pamplona.  La letal combinación de subida de precios con rebaja salarial no beneficia la recuperación del consumo interno tan necesario para reactivar la actividad económica. El IPC creció en abril un 1,3% en Navarra por la Semana Santa, el vestido, los combustibles y la electricidad. Este incremento, que deja la inflación interanual en el 2,1%, repercute directamente en el consumo, ya de por sí mermado ante la pérdida de poder adquisitivo de la ciudadanía.

En los últimos meses, la caída de la actividad económica y la aprobación de la reforma laboral han favorecido el planteamiento de rebajas salariales en las empresas, el descuelgue de los convenios, y la paralización total de las negociaciones de los convenios colectivos, de los que dependen muchos trabajadores en la Comunidad Foral.

El secretario general de CCOO, José María Molinero, denunció esta semana que en Navarra hay 33 convenios colectivos “paralizados” desde hace años, de los que dependen unos 10.000 empleados. La dirección de Asientos Esteban presentó ayer formalmente al comité la documentación para rebajar un 10% el salario base y complementos a la plantilla. Kybse ha lanzado un ultimátum al comité para que acepte sus medidas de pérdida de poder adquisitivo de los sueldos para ser más competitivos. Y hace unos meses, varias empresas de obra pública aplicaron una rebaja de salarios para afrontar el descenso de obras. Los trabajadores están sufriendo un descenso de sus nóminas y eso repercute directamente en el hundimiento cada vez mayor del consumo, a lo que no ayuda el incremento de la inflación.

CCOO advirtió de que el crecimiento de los precios es “negativo y preocupante, ya que el aumento del IPC en el contexto de crisis está haciendo especial daño y recayendo sobre las espaldas de los trabajadores. Estos son los que están soportando la pérdida de poder adquisitivo, como las rebajas salariales e indemnizaciones más baratas por la reforma laboral”. Desde UGT señalaron que el incremento de precios en la Comunidad Foral como en el conjunto del Estado es “insostenible con la actual situación de recesión económica y desempleo”. En este contexto, el sindicato exigió que “las autoridades controlen el precio de los productos de primera necesidad, así como una reinversión de los beneficios empresariales, tal y como se contempla en el segundo Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva”.

Desde Funcas indicaron ayer que “la reciente moderación del precio del crudo da lugar a una ligera revisión a la baja de las previsiones de inflación para el resto del año”.

Toda la información de Navarra en www.noticiasdenavarra.com