Limite 2.500 euros para el pago en efectivo

Se limitan las operaciones de más de 2.500 euros en efectivo si interviene al menos un empresario profesional. La multa por hacer abonos de una cantidad en efectivo superior a ésta será del 25 por ciento tanto para quien abona como para quien percibe.

Se recupera la figura de la delación por lo que, durante los tres meses posteriores al abono de una factura que escape a este límite legal, si una de las partes lo denuncia, la parte denunciante será eximida de la penalización que le correspondería.

Al prohibir los pagos en metálico en aquellas operaciones que superen los 2.500 euros, es previsible que aumenten los pagos por transferencia bancaria, Por ello, tanto el Gobierno y como el Banco de España deberían controlar las comisiones que cobran las entidades financieras a los autónomos y las empresas por efectuar dichas transferencias que, en los últimos meses, se han aumentado (las comisiones) un 40%.

Acotamiento del sistema de módulos

El plan de lucha contra el fraude fiscal aprobado por el Consejo de Ministros contempla la exclusión del sistema de módulos a los autónomos, con o sin trabajadores a su cargo, que facturen más del 50% a empresas y solo operará para aquellos cuyo volumen de rendimientos íntegros (ventas menos compras) sea superior a 50.000 euros anuales. Quedan fuera del sistema los fontaneros, carpinteros, albañiles y transportistas que facturen según las condiciones anteriormente citadas.

Esta medida afectará a una pequeña parte de los 800.000 autónomos que tributan en módulos, ya que lo que pretende el Gobierno es evitar lo que vulgarmente se conoce como compra de facturas entre personas que tributan en módulos y empresas, por lo que no afectará a los autónomos que están en el sistema de estimación objetiva y trabajan principalmente con clientes particulares, que son la mayoría.