Cambia la tendencia en el trabajo autónomo con un incremento neto de 221 afiliaciones. Desde el año 2008 ningún mes de febrero había tenido un resultado positivo.

Por fin, en Navarra la evolución del trabajo autónomo ha ofrecido un dato positivo, con los datos provisionales ofrecidos por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social se trata del incremento en 221 afiliados al Régimen Especial de Trabajadores por Cuenta Propia (RETA). Es el primer dato positivo desde julio de 2011 y especialmente valorable es que es el primer crecimiento que se produce en un mes de febrero desde el año 2008, mes en que los resultados son tradicionalmente negativos, después de los de enero y agosto en las series anuales históricas.

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de Navarra, UPTA-UGT Navarra, valora este dato como muy positivo, aunque será necesario estar pendiente de la cifra definitiva en el último día del mes de febrero y sobre todo estudiar la evolución en los siguientes meses, tradicionalmente más positivos hasta la llegada del verano.

Sin embargo, el dato de evolución, sigue siendo negativo en el periodo anual acumulado debido al mal dato producido en enero. Entre los dos meses se han pedido 148 trabajadores autónomos y con respecto al mismo mes de año pasado la caída es de 247.

El dato de febrero tiene aun más valor si lo comparamos con la evolución del resto de Regímenes de la Seguridad Social, en el que se pierden en el mismo periodo 1.795 activos.

Ainhoa Unzu, responsable de UPTA-UGT Navarra, considera que “hay que ser muy prudente en la valoración del dato, pero efectivamente es la primera vez que hay un cambio cualitativo, tanto por el número, como por el valor de los sectores en alza, que a espera de más datos en Navarra, se puede adelantar que si coincide la tendencia a nivel estatal como foral, es el comercio autónomo el sector que ha tenido un comportamiento positivo, seguido de las actividades profesionales”. Además, se añade desde UPTA-UGT Navarra, “es posible que realmente el trabajo autónomo pueda empezar ya a tirar de la actividad económica, como ha hecho históricamente en todas la épocas de crisis, pero necesita el impulso y el apoyo que el Gobierno Central y Gobierno de Navarra puedan ofrecer”, afirma también Ainhoa Unzu.