Los análisis realizados por la Unión de Profesionales y trabajadores Autónomos (UPTA), a partir de los informes trimestrales publicados de la Encuesta de Población Activa (EPA), demuestran que desde el primer trimestre de 2008 la pérdida de trabajo autónomo español ha sido la mayor conocida desde la transición democrática. Según la Encuesta de Población Activa, en el primer trimestre de 2008 había en España 3.574.700 trabajadores por cuenta propia. Este dato en el primer trimestre de 2012 es de 3.014.900, 559.900 menos.

La caída en el número de autónomos ha sido constante en todos los trimestres de los últimos cuatro años y sólo se ha conocido por primera vez un cambio de tendencia en el primer trimestre de 2012, que aumenta en 46.000.

El total de ocupados en el mismo periodo de cuatro años ha disminuido desde los 20.402.300 en el primer trimestre de 2008 hasta los 17.433.200 en el primer trimestre de 2012, en total 2.969.100 menos, lo que en términos porcentuales representa una disminución del 15%, porcentaje equivalente al de los autónomos. En el dato total de ocupados no se ha conocido sin embargo el repunte vivido en el trabajo por cuenta propia, puesto que con respecto al último trimestre de 2011 la caída ha continuado en un 2,10%.

El momento peor en la evolución del trabajo autónomo se vivió en el paso del año 2008 al 2009, fase en la que se conoció el peor momento en la evolución de la economía y llegaron las principales quiebras en el sistema financiero internacional. En poco más de tres meses se perdieron casi 300.000 autónomos, el resto de los trimestres la caída ha sido permanente pero mucho más moderada.