El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañeta, apostó ayer, ante la asamblea de la Unión de Cooperativas Agrarias de Navarra (UCAN), por “favorecer el asociacionismo y la concentración de la oferta, impulsando la integración de cooperativas”, para lo que avanzó una modificación de la ley.

Se trata, dijo, de ayudar a la integración de “cooperativas de primero y segundo grado, u otras organizaciones con dimensión y capacidad, tanto en su fase de producción como de industrialización y comercialización”

Para lograrlo se necesita a su juicio una normativa que ofrezca a las cooperativas la posibilidad de hacerse cargo de actuaciones y servicios que repercutan en beneficio del territorio rural y de su población y que permita, a la vez, ampliar su desarrollo empresarial para alcanzar una mayor dimensión y ser generadores de empleo.

En este sentido, Arias Cañete indicó que el Gobierno en colaboración con la Confederación Empresarial Española de la Economía Social y Cooperativas Agro-alimentarias trabaja en la modificación de la Ley de Cooperativas de 1999 y de la Ley sobre Régimen Fiscal de las Cooperativas de 1990.

El propósito, según señaló, es actualizar y eliminar determinados límites o trabas que, hoy en día, dificultan una mayor ampliación de sus actividades y que, por lo tanto, “hagan posible una de las máximas del cooperativismo agrario: su ubicación en el territorio rural, sin riesgo de que se deslocalice del mismo”.

Avanzó así que se está trabajando “en la definición de la figura de Cooperativa Agroalimentaria Prioritaria de carácter supra-autonómico, con suficiente capacidad y dimensión, para la que se exigirán compromisos, de permanencia y fidelidad, que permitan garantizar su viabilidad empresarial y social”.

De la misma manera apuntó que se trabaja en la puesta en marcha de un Plan de Integración Cooperativa “que debería implicar a las Comunidades Autónomas, para que contemplen en sus políticas instrumentos que permitan impulsar la creación y desarrollo de estructuras comercializadoras de carácter autonómico y supra-autonómico, de dimensión relevante, con un fuerte componente innovador y vocación exportadora”.

Para ello, concluyó el ministro, “estamos analizando nuevas propuestas de actuación para favorecer la competitividad, redimensionamiento, modernización e internacionalización de las cooperativas, con el objetivo de fomentar el empleo y la diversificación en el medio rural”.

También asistió a la clausura de la asamblea de UCAN la presidenta del Gobierno foral, Yolanda Barcina, quien en su intervención defendió igualmente el papel del cooperativismo agrario y reclamado como “imprescindible” para el sector que se mejore el equilibrio de la cadena de valor alimentario, favoreciendo una mayor integración de la parte más necesitada, la del productor.

Para lograrlo defendió continuar con la integración cooperativa en Navarra, cuyo II Plan ya está en fase de elaboración a la vista de los resultados “positivos” del primero y con el objetivo de lograr con él la “reestructuración del sector”.

Las razones para actuar así, dijo la presidenta, son ganar dimensión y con ello ser más competitivos y poder acceder a nuevos retos, y racionalizar estructuras y reducir gastos.