El Departamento de Educación del Gobierno de Navarra está trabajando en el desarrollo de actuaciones encaminadas a potenciar la Formación Profesional, su innovación e internacionalización. Ayer se dieron a conocer algunas de estas acciones en el transcurso de un desayuno con emprendedores y medios de comunicación, presidido por el consejero de Educación, José Iribas Sánchez de Boado, y organizado por el Gobierno de Navarra en el marco del ciclo “Hablamos de Educación”.

Según informó el ejecutivo foral, el acto se celebró en un centro de FP con el objetivo de poner en valor la labor que llevan a cabo estos centros. Para Iribas “esta iniciativa representa una forma de trasladar nuestro ámbito de actuación a un debate de actualidad que se ha llevado a Bruselas, y que preocupa mucho, no sólo a todos los navarros sino también a los europeos”. Este debate responde a la pregunta ‘¿Qué iniciativa se debía adoptar en 2012 para paliar los altos niveles de paro juvenil y aliviar las consecuencias sociales de la crisis?’.

En el acto participaron, además del consejero Iribas, el presidente de la Confederación de Empresarios de Navarra (CEN), José Antonio Sarría, el director del Servicio de Formación Profesional, Marino Barasoain, y cuatro jóvenes emprendedores exalumnos de FP en distintos centros y especialidades de Navarra, que han montado algún negocio.

Las acciones a las que se hizo referencia en el transcurso del coloquio se refieren a la creación de viveros de empresas en centros de Formación Profesional, dirigidos a animar a los futuros emprendedores en esta tarea; la constitución de comités de apoyo por zonas, respaldados por la Confederación de Empresarios de Navarra; y la generación de actuaciones encaminadas a favorecer el cambio de actitud ante el emprendimiento. Además, el Departamento de Educación trabaja en otras actuaciones encaminadas también al profesorado, que se darán a conocer en fechas próximas.

Desde el punto de vista de la empresa, José Antonio Sarría destacó que tanto España como Navarra se encuentran a mitad de camino entre los países emergentes y los de alto contenido tecnológico. “Estamos en el punto de incorporación de la tecnología a la empresa y la forma de conseguirlo es la Formación Profesional”. Según Sarría, “la empresa necesita de la FP, de buenos profesionales”. “Las escuelas de FP -señaló- dan capacidades. En el primer nivel está el ser emprendedor y luego en desarrollarlo, lo que da paso al empresario”.

Llegados a este punto, según Marino Barasoain “las necesidades que plantea la empresa y el reto están claros. Ahora toca diseñar un plan para desarrollarlo”. Y en este plan figura “la generación de una nueva cultura de innovación, de mentes creativas. Luego ya vendrá el emprendimiento por sí solo”. “Esta -señaló- es una labor de todos los agentes involucrados en la FP: facilitar que los propios centros tengan las herramientas para llevarlo a cabo”.

Experiencias de emprendedores

Javier Abascal, exalumno del CI Escuela Técnico Profesional Sanitaria de Navarra (ESTNA) de Pamplona, de 49 años, que cursó la primera promoción de “Prótesis dental”, lanzó la pregunta de “¿por qué en España hay tantos titulados y tan pocos técnicos cualificados?”. Según este emprendedor, propietario de dos empresas: un laboratorio de prótesis dental en Barañain y de un centro de fresado, “se ha menospreciado la Formación Profesional en favor de la titulación universitaria”. La solución, en la que han coincidido todos los participantes, es el cambio de mentalidad.

Por su parte, José Luis Rada, exalumno del CIP Estella que estudió FP I y II “Mecanizado, especialidad máquina herramienta”, abogó por formar a emprendedores “pasionales”, aquellos que disfrutan realmente con lo que hacen. Rada es director técnico y comercial de la empresa de mecanizado Goldebi Talleres, que da trabajo a más de 20 trabajadores muchos de ellos exalumnos del centro educativo, con el que colabora acogiendo a alumnos en prácticas, y relató que fue precisamente la crisis la que le impulsó, en 1993, a crear su propia empresa.

Otro de los emprendedores, Juan Luis Lòpez, exalumno del CIP ETI de Tudela, de 24 años de edad, que cursó un ciclo de “Gestión comercial y marketing”, reconoció que la crisis está afectando a su empresa pero que, junto con su padre, “afronta la situación trabajando poco a poco y con dedicación”.

Este joven emprendedor es propietario de una tienda de vinos y conservas, productos delicatessen ubicada en Tudela, así como de un bar-restaurante en Alfaro.

Finalmente, Rafael Cortijo, trabajador que participa en el proceso de acreditación de competencias, en el sector de “Emergencias sanitarias”, señaló que, en su profesión ha coincidido con gente muy motivada, “con gran experiencia y bagaje, aunque sin un papel que les acredite”. “Lo importante, -defendió Cortijo-, es ser bueno en el desempeño de la profesión, y la raíz está en el enfoque que se tome después de acabar la enseñanza obligatoria”.