Sin embargo, este dato positivo no puede compensar un número superior de cierres de otras actividades económicas por cuenta propia.

Una vez cerrados los datos de afiliación a la Seguridad Social correspondientes al año 2011, por lo que se refiere al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), se rebela un dato esperanzador: en total, 7.485 trabajadores decidieron constituirse como autónomos en este periodo, frente a los 6.872 del año 2010 y los 6.487 del año 2009. Estos datos significan que se ha aumentado la afiliación al sistema en más de un 9% con respecto al año anterior y un 15% con respecto al año 2009.

Sin embargo, este dato positivo no puede compensar la fuerte caída y cierres generalizados de otras actividades. Así en 2011 las bajas en el RETA fueron de 8.325, con lo que la pérdida neta de emprendedores fue en este año de 840 activos.

Las cifras demuestran que en el caso de que durante el año 2012 se consiguiera frenar la sangría de cierres de actividades económicas, en especial en el comercio y la construcción, este año podría ya aportar datos positivos, si el crecimiento se mantiene.

Ainhoa Unzu, responsable de la Unión de Profesionales Trabajadores Autónomos de Navarra, UPTA-UGT Navarra, señala “que más de siete mil personas decidan en Navarra establecerse como autónomos en un año, resulta casi milagroso, por lo que estos números demuestran que se mantiene una buena valoración del trabajo autónomo entre los jóvenes, lo que obliga a que el Gobierno y las comunidades autónomas tomen medidas incentivadoras para los nuevos emprendedores y se adopten medidas contundentes para reducir el cierre permanente de negocios, como la prevista de abordar ya el pago a proveedores de los ayuntamientos, así como la medida anunciada la semana pasada del acuerdo entre Gobierno de Navarra y Microbank para promover la financiación y facilitar su acceso a emprendedores.