No hay duda de la importancia de diseñar modelos de negocio innovadores. Uno de los apoyos que se puede buscar es ayudar a configurar ese diseño de un modelo de negocio, con la intención principal de hacer reflexionar a la persona que tiene la idea sobre las variables esenciales a tener en cuenta y su interrelación.

Para esta tarea hemos hablando en otras entradas de la herramienta Canvas o “El lienzo del emprendedor”. Creemos que es muy útil en este proceso de reflexión.

En todo caso, dentro del lienzo, la propuesta de valor que la empresa ofrecerá es la parte decisiva, la que le diferenciará de las demás empresas competidoras y le permitirá hacerse un hueco en el mercado. Pero la pregunta es ¿la propuesta de valor diseñada creará el valor que hemos previsto? ¿lo valorarán los consumidores? Parece que no es suficiente con diseñar el modelo de negocio. Hasta que lo testemos en la realidad del mercado no seremos capaces de verificar su valor y seguramente tendremos que hacer cambios sobre lo inicialmente planificado.

Aquí os presentamos dos artículos esenciales de Antonio Matarraz en el blog Conversis, que explican estupendamente esta visión y la necesidad de llevar a la práctica nuestras propuestas de valor para poder construir un modelo de negocio coherente en el papel pero que funcione en la vida real.

“La arquitectura/diseño de nuevos modelos de negocio es el trabajo de moda. ¿para cuándo el puesto de Albañil de Modelos de Negocio?”

Creación de modelos de negocio: los métodos del arquitecto, el diseñador y el científico (1)
Creación de modelos de negocio: los métodos del arquitecto, el diseñador y el científico (2)